¡Cuidado! Peligro en el arco mexicano