La frase de Ramos al meterse en un sauna a cien grados bajo cero