El “científico” Osorio y su metodología cuantificable