Conteo regresivo: las elecciones primarias