Hogares de ancianos

Escasez de personal en hogares de ancianos y de rehabilitación

La asociación de cuidado de salud americano envió una carta al departamento de salud y servicios humanos de EEUU pidiendo 13 mil millones de dólares para cubrir los costos de operación de las instalaciones.

Telemundo

La última ola de contagios de COVID-19 ha traído nuevos desafíos para los hogares de ancianos y centros de rehabilitación o vida asistida de la Florida. El grupo que representa los intereses de esa industria dice que cientos de hogares de vida asistida del estado están teniendo dificultad contratando a suficientes empleados.

El centro de salud Susanna Wesley ubicado en Hialeah tiene 120 camas y aproximadamente 155 empleados trabajando. Marco Carrasco, el administrador del centro de rehabilitación sin fines de lucro, dice que aún necesitan unos 7 a10 asistentes de enfermería certificados más y se han visto obligados a ofrecer bonos para atraer a candidatos.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

“Tenemos por ejemplo dos mil dólares para asistente de enfermera para empezar con nosotros”, dice Carrasco explicando que tienen que competir con hospitales que pagan más.

Es un problema que hogares así están viendo en todo el país. Recientemente la asociación de cuidado de salud americano le envió una carta al departamento de salud y servicios humanos estadounidense pidiéndole 13 mil millones de dólares para ayudar a cubrir el aumento en costos de operación de las instalaciones.

De acuerdo con la agencia, las plazas más difíciles de llenar en la Florida son: asistentes de enfermería certificados, cuidadores, personal de limpieza y enfermeras o enfermeros licenciados y registrados. 

Hogares de ancianos o de vida asistida tienen que competir con hospitales y agencias de viajes que suelen pagar más. “Muchas personas se fueron de los hospitales y no querían ser enfermeras más así que muchas de estas personas (de los centros de rehabilitación) se han ido para allá”, advierte Carrasco asegurando que los hospitales suelen pagarle de dos a tres veces más a los empleados para manejar pacientes.

La situación no es mucho mejor en los hospitales de nuestra área. Dos enfermeras que piden no ser identificadas para evitar represalias dicen que están trabajando demasiado por escases de personal. “Pueden habilitar todas las camas del mundo, pero la razón por la cual las personas van al hospital son las enfermeras”, dice una.

Esa escasez de personal a nivel estatal está aumentando el costo de operación de los hogares de ancianos y centros de rehabilitación o vida asistida. En el centro Susanna Wesley, se esmeran por ofrecer el mejor servicio pese a la escasez, pero temen que esta tendencia es insostenible. “Hay empleados que están trabajando 20, 30 horas de overtime (horas extras) y se me queman”, comenta Carrasco.

Él dice que aparte del temor de no cumplir con sus pacientes, los centros cortos de personal temen ser multados por el estado que requiere que le ofrezcan a cada paciente un mínimo de dos horas y media de cuidado. “Nos están penalizando en algo que no tenemos control”, alerta.

Contáctanos