COVID-19

Combatiendo el COVID-19 en edificios usando equipos médicos

La máquina Amilcare, aprobada por la FDA, rocía una alta concentración de peróxido de hidrógeno o agua oxigenada que rompe la membrana de cualquier célula y luego mata el núcleo, eliminando microorganismos en el aire.

Telemundo

Cuando científicos determinaron que el COVID-19 se transmite mayormente a través del aire y no las superficies, empresas empezaron a buscar maneras de desinfectar el ambiente en sus negocios. Muchos comenzaron a hacerlo comprando equipos automatizados de desinfección que ya se usaban en el campo médico, para limpiar oficinas y hasta iglesias.

“Podemos limpiar las aulas de los niños, salones de baile, discotecas, auditorios, los cruceros”, dice Laura Leyva, especialista en el control de riego dentro del sistema de salud.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Leyva recientemente alentó a uno de sus clientes, el centro quirúrgico ambulatorio Palmetto Lakes a comprar la máquina Amilcare luego de ver resultados positivos en otros lugares. Apenas compraron la máquina de desinfección, Leyva dice que quiso ponerla a prueba.

“Conseguí placas de microbiología, las puse en cada cuarto y dejé que las partículas caigan para ver que microrganismos existen. Entonces hicimos el estudio y después pusimos la máquina y el resultado fue increíble … menos de un porciento de microorganismo crecen”, dice Leyva.

La máquina y la solución que usa fueron aprobadas por la FDA y funcionan rociando una habitación con una alta concentración de peróxido de hidrógeno o agua oxigenada que rompe la membrana de cualquier célula y luego mata el núcleo, eliminando cualquier microorganismo en el aire, incluyendo un virus.

La empresa que desarrolló este sistema dice que también se está utilizando en muchas escuelas y hogares de ancianos que buscan volver a la normalidad. “El equipo da el aerosol por 15 minutos, cuando se termina, la máquina se apaga y en una hora ya el cuarto está listo y esterilizado”, dice Leyva.

“Después hay una parte de seguridad para el operador; no expone al operador a un riesgo biológico, a un riesgo químico porque el operador está afuera cuando la máquina opera”, dice Maurizio Pastore, presidente de Amilcare Corp.

Los equipos cuestan unos $7,000 sin incluir la solución desinfectante que en el centro de cirugías ambulatorio que visitamos, asciende a unos $2,000 al mes nos dicen. Eso cubre la desinfección diaria de unos 6,000 pies cuadrados nos aseguran.

“Lo bueno de este equipo es que cuando ella hace su trabajo nosotros con un pequeño USB lo conectamos a la máquina y la máquina nos tira un recibo de lo que ella hizo”, explica Leyva. 

Dice que esos informes los usan para las inspecciones de salud para demostrar que están combatiendo el COVID-19 en el medio donde mayormente se propaga, el aire.

Contáctanos