Extradición de Alex Saab

Caso Alex Saab: presunto testaferro de Maduro comparece ante justicia de EEUU

La gran interrogante de esta fase del proceso judicial es si el empresario colombo-venezolano, de 49 años, colaborará con la Fiscalía

Telemundo

MIAMI.- El empresario colombo-venezolano Alex Saab, presunto testaferro del gobernante venezolano Nicolás Maduro, tuvo este lunes su primera audiencia por lavado de dinero en una corte de Estados Unidos., donde es acusado de siete cargos similares y uno de conspiración para cometer ese delito.

En la breve vista judicial, la primera que tiene desde su extradición desde Cabo Verde, el pasado día 16, el juez John O'Sullivan, del Distrito Sur de Florida, hizo una primera lectura de los cargos a Saab, que los escuchó desde una celda en Miami.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Saab, de 49 años, estaba encerrado solo en la celda, sin esposas, con vestimenta de reo naranja, el pelo largo suelto y representado por el abogado Henry Bell.

La audiencia de detención en la que se leerán formalmente lo cargos, como también se abordará la petición de libertad bajo fianza, fue programada por el juez para el próximo 1 de noviembre después de que Bell pidiera más tiempo por tratarse de una "caso complicado".

El fiscal Kurt Lunkenheimer entre tanto anticipó que Saab presenta "riesgo de fuga" y señaló al juez que acaba de ser extraditado el fin de semana después de "batallar la extradición durante más de 400 días en la República de Cabo Verde".

Por otra parte, el juez O'Sullivan aclaró a la prensa que es "ilegal" la grabación y publicación de videos o audios de la audiencia, que fue realizada por Zoom.

Durante la audiencia, O'Sullivan preguntó a Saab si estaba de acuerdo con la vista por internet, a lo que el detenido respondió afirmativamente.

Igualmente le preguntó si el abogado Bell iba a representarlo por menos para el tema de libertad bajo fianza, a lo que también contesto afirmativamente.

Los ocho cargos de los que Saab está acusado desde julio de 2019 en Estados Unidos implican violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), según dijo hoy el Departamento de Justicia.

La acusación señala que entre noviembre de 2011 y por lo menos septiembre de 2015, Saab y su socio, Álvaro Pulido, que está prófugo, conspiraron con otros para lavar las ganancias de una red de corrupción sustentada en sobornos dirigidos a obtener contratos para realizar proyectos públicos y fraudes al sistema de control de cambio de divisas.

Como resultado del plan, Saab y Pulido transfirieron desde Venezuela, a través de EE.UU., aproximadamente $350 millones a cuentas que poseían o controlaban en otros países, de acuerdo con la Fiscalía.

La gran interrogante de esta fase del proceso judicial es si Saab colaborará con la Fiscalía a cambio de una reducción de condena o se someterá a juicio.

El empresario llegó el sábado a Estados Unidos desde Cabo Verde después de haber pasado más de un año detenido en ese país insular en virtud de una orden de captura emitida a través de Interpol por EEUU.

COLABORACIÓN O JUICIO, LA GRAN CUESTION

El gobierno de Maduro, que considera que Saab fue víctima de un "secuestro" y ha reaccionado a la extradición rompiendo unilateralmente el diálogo con la oposición que se llevaba a cabo en México, hizo lo imposible por evitar que fuera entregado a EEUU.

Además de pelear judicialmente en Cabo Verde, le dio la nacionalidad venezolana, alegó que cuando fue detenido viajaba a Irán para cumplir una misión oficial y tenía inmunidad diplomática y lo convirtió en representante en ausencia en el diálogo.

El presunto testaferro de Nicolás Maduro, comparecerá este lunes a su primera audiencia ante la justicia estadounidense

En Estados Unidos sus abogados se han centrado en demostrar que la justicia estadounidense no tiene jurisdicción para juzgarle y en que no era un prófugo cuando fue detenido en junio de 2020 en Cabo Verde, pero esos argumentos han sido desestimados en primera instancia.

La extradición ha causado alegría en la comunidad venezolana y en el exilio, que lo ve como un "golpe certero" a la "tiranía" de Nicolás Maduro, como afirmó este domingo a Efe José Antonio Colina, presidente de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex).

"La extradición de Alex Saab hacia los Estados Unidos es un motivo de alegría para todos los venezolanos. Trataremos de asistir a sus audiencias y sentir la buena sensación de ver a un corrupto sometido a la justicia!", escribió Colina en Twitter.

CARGOS Y SANCIONES

Saab está acusado de siete cargos de lavado de dinero y uno más de conspiración para cometer ese delito y además está sujeto desde mayo de 2019 a sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EEUU.

Los fiscales consideran que lavó más de $350 millones para pagar corruptelas del gobernante venezolano a través del sistema financiero estadounidense

La OFAC lo sancionó por su presunta participación en varias tramas de corrupción a gran escala en torno a la construcción de viviendas populares, distribución de alimentos a los más pobres y operaciones ilícitas con el oro venezolano.

De acuerdo con OFAC, Saab y su socio, Álvaro Pulido, colombiano y prófugo de la justicia de EEUU, tuvieron acceso a la cúpula del régimen de Maduro a través de Cilia Adela Flores, esposa del presidente, y sus hijos Walter, Yosser y Yoswal, y un primo de estos, Carlos Erica Malpica Flores.

Todos ellos y muchas otras personas están sancionadas por OFAC, por ser parte de "una red de corrupción y nepotismo".

Como consecuencia de las sanciones, quedan congelados los activos que esos individuos y entidades puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se les prohíbe efectuar transacciones financieras con EEUU.

ALEGRÍA Y CONDENA

Congresistas estadounidenses como la republicana María Elvira Salazar, representante por el sur de Florida, el embajador de Venezuela en Washington, Carlos Vecchio, que responde a Juan Guaidó, al que EEUU considera presidente interino de Venezuela, dirigentes opositores, exiliados y ciudadanos venezolanos radicados en EEUU han manifestado su satisfacción por la extradición.

Salazar, señaló que con la entrega de Saab a EEUU "estamos un paso más cerca y no vamos a parar hasta que Venezuela alcance su libertad".

El dirigente del exilio José Colina se mostró seguro de que el empresario "hablará" y eso va a permitir "judicializar a por lo menos 400 militares y empresarios venezolanos implicados en el esquema de corrupción que ha saqueado Venezuela", aseveró.

Por el contrario, la extradición de Saab generó una fuerte condena del Gobierno de Maduro, que reaccionó con la interrupción del diálogo que celebraba con la oposición desde el 13 de agosto.

La cuarta sesión de las conversaciones debía comenzar este domingo, 17 de octubre, en la capital mexicana.

Además ha devuelto a prisión a seis exdirectivos de la compañía venezolana Citgo, filial de la petrolera estatal Pdvsa en Estados Unidos, que habían sido condenados por corrupción el año pasado y puestos bajo arresto domiciliario.

Los directivos poseen nacionalidad venezolana y estadounidense.

El Departamento de Estado de EEUU aseguró a Efe que "seguirá trabajando para lograr la liberación de los estadounidenses detenidos de forma injusta en Venezuela", porque la seguridad de sus ciudadanos en el extranjero es su "máxima prioridad".

Contáctanos