Salud

Coronavirus

¿Se deben o no usar mascarillas contra el coronavirus?

En todo el mundo hay gente que compra mascarillas protectoras con la esperanza de mantener a raya el nuevo virus detectado en China.

Telemundo

SEATTLE — Algunas empresas las exigen a sus empleados. Las escuelas surcoreanas han dicho a los padres que equipen a sus hijos con mascarillas y gel desinfectante para las manos cuando regresen de las vacaciones de invierno.

Pero, ¿funcionan las mascarillas? Depende.

Aumenta a 170 el número de muertos por coronavirus en China

Todos los virus son lo bastante pequeños como para atravesar la clásica mascarilla médica que se ajusta con una goma. Pero por lo general, los gérmenes no se extienden por el aire de uno en uno, señaló el doctor Mark Denison, del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville. Denison estudia el SARS y el MERS, que son coronavirus, la misma familia a la que pertenece el nuevo virus.

En lugar de eso, los virus pasan de una persona a otra en pequeñas gotas expulsadas al toser o estornudar. Esas gotas caen en manos o en otras superficies, donde otros las tocan antes de llevarse la mano a los ojos, la nariz o la boca.

Los síntomas del nuevo coronavirus, denominado 2019-nCoV provisionalmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

Las máscaras, pueden bloquear las gotas grandes de una tos o un estornudo, lo que les da un cierto valor, señaló Denison.

Además, una persona con máscara no puede tocarse la nariz y la boca. Eso puede impedir que el usuario se contagie de gérmenes que alguien enfermo ha dejado en otras superficies, señaló.

Crece la cifra de muertos y los casos confirmados con la enfernedad.

Las máscaras son “una precaución muy sensata” mientras los científicos trabajan para determinar cómo se contagia exactamente el nuevo virus, señaló la investigadora de la Universidad de Oxford Trudie Lang.

Sin embargo, nada de esto se basa en investigaciones serias. Nadie ha comparado grupos de personas con y sin máscaras exponiéndolas al nuevo virus, señaló Denison. Un análisis de 2017 sobre varios estudios en personal sanitario indicaba que las mascarillas daban algo de protección contra el SARS, aunque los autores señalaban que “las pruebas existentes son escasas y los hallazgos son inconsistentes”.

China anunció el domingo que ha empezado a desarrollar una vacuna con la que prevé combatir y derrotar al nuevo coronavirus causante de la neumonía de Wuhan.

La mejor forma de evitar contagiarse del nuevo virus es lavarse las manos con agua y jabón. Si no hay agua y jabón disponibles, utilice un desinfectante para manos basado en alcohol. Es el mismo consejo que para evitar el resfriado y la gripe común.

Los Centros estadounidenses para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan mascarillas para la gente a la que se está revisando por si tuviera el nuevo virus, los enfermos confirmados, las personas con las que viven y las que les atienden. Los CDC recomiendan que el personal de las aerolíneas ofrezca mascarillas a los viajeros enfermos.

Se han reportado casos en Washington, Illinois, California y Arizona.

Los CDC también aconsejan que los trabajadores sanitarios que atienden a enfermos del nuevo virus tomen precauciones adicionales como gafas protectoras o máscaras rígidas que protegen toda la cara.

UNICEF dijo el miércoles que había enviado a China seis toneladas métricas de máscaras respiratorias y trajes protectores para personal sanitario.

El paciente diagnosticado en Arizona es un estudiante de la Universidad Estatal de Arizona

En Tokio, la empleada de hotel Hasumi Tsuchida, de 21 años, dijo que lleva máscara. “Trabajo en un hotel donde muchos huéspedes son de China”, dijo. “Me preocupo un poco cuando llegan huéspedes extranjeros”.

En algunos países es habitual que una persona lleve mascarilla si está enferma, sufre un brote de alergia o en días donde la contaminación es especialmente alta. El nuevo virus ha disparado la demanda de mascarillas en todo el mundo.

Autoridades de salud se encuentran en alerta ante la propagación de un peligroso virus conocido como Coronavirus que ha cobrado la vida de 25 personas.

Respilon, una empresa checa que fabrica sus mascarillas de “nanofibra” en China, vendió 700,000 el año pasado en todo el mundo. Desde la semana pasada ha recibido pedidos para otros 7 millones. El problema es que no puede fabricarlas porque el gobierno chino amplió los días feriados del Año Nuevo Lunar en un intento de contener la expansión del virus.

En Taiwán, donde las celebraciones han terminado, las fábricas están en marcha. El gobierno ya ha distribuido 23 millones de máscaras, según dijo el primer ministro, Su Tseng-chang, afirmando que el país podría producir otros 4 millones de unidades diarias.

Ya se han reportado 17 muertes y más de 570 casos; China aísla a una ciudad de 11 millones de habitantes.

Una fábrica de mascarillas en Shanghái trabajaba a pleno rendimiento pese a las vacaciones.

“Ahora trabajamos 24 horas, 2 turnos al día, turnos de 12 horas”, dijo Liao Huolin, presidente de la compañía. “Hemos incumplido la legislación laboral (...), pero los trabajadores lo entienden”.

Contáctanos