Mañanas nutritivas y divertidas

Te despiertas, preparas el desayuno, te vistes, levantas a los niños y ellos se niegan a probar bocado. Pronto deberán partir hacia el colegio y tú no encuentras la forma de que coman como corresponde. No te preocupes más: te proponemos aquí tres desayunos divertidos y nutritivos para que tus hijos se alimenten jugando. 1. Un padre que no sabía qué hacer para que su hijo comiera se le ocurrió una idea interesante: dar formas divertidas a los emparedados: barcos, animales, un sol, un cohete, un coche, etc. Comenzó a elaborarlos con ingredientes nutritivos y que a su hijo no le gustaban sin que él se diera cuenta. Luego creó este sitio web: Funkylunch.com 2. Licuado de frutas: Es un desayuno muy fácil, sencillo y completo. Solo mezcla un vaso de leche, una cucharada de azúcar o miel de abeja y media taza de fruta (si usas plátano, que sea uno entero) y muele perfectamente en una licuadora. Para hacerlo todavía más completo, añade un poco de cereal. Haz que tu hijo participe de la preparación: pídele que pele el plátano, que apriete el botón de la licuadora, que revuelva… Y luego felicítalo. 3. Una idea original es armar una escenografía exclusiva para los desayunos. Compra o diseña un mantel divertido con motivos que a tu hijo le atraigan: dibujos de animales, con personajes de alguna película, etc. Sienta en otras sillas a sus muñecos favoritos y ponles también un plato enfrente. Cambia los cubiertos por unos que tengan formas y colores: tu hijo querrá usarlos y no los soltará.

Contáctanos