CORONAVIRUS EN EEUU

Plan de Biden contra COVID-19: para quién es obligatoria la vacuna y qué pasa si no lo haces

El enfoque de múltiples frentes afecta a cientos de empresas públicas y privadas y a decenas de millones de trabajadores estadounidenses.

Telemundo

El último impulso de vacunación del presidente Joe Biden es el esfuerzo más agresivo hasta ahora de su administración para controlar la pandemia de coronavirus.

Los críticos ven la medida del presidente como una reversión de su promesa anterior de evitar los mandatos de vacunas. Los funcionarios federales de salud, sin embargo, creen que es el siguiente paso en la lucha contra la altamente contagiosa variante Delta que está matando a más de 1,500 estadounidenses cada día, según un análisis de CNBC basado en los datos de la Universidad Johns Hopkins, y llenando hasta el tope a hospitales en sitios no vacunados del país.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

"Vamos a proteger a los trabajadores vacunados de los compañeros no vacunados", dijo Biden el jueves al anunciar el plan. "Vamos a reducir la propagación de COVID-19 aumentando la proporción de la fuerza laboral que está vacunada en empresas de todo Estados Unidos".

Biden dio a conocer un nuevo plan para hacer frente a la oleada variante delta. Aquí están las partes clave.

El enfoque de múltiples frentes afecta a cientos de empresas públicas y privadas y a decenas de millones de trabajadores estadounidenses. Exige vacunas y elimina las opciones de prueba para los empleados del gobierno federal, incluidos los del sector de la atención de la salud, e incluye sanciones severas para quienes no cumplan.

Esto es lo que necesita saber sobre la última propuesta de Biden para vacunar a más estadounidenses.

QUIÉNES ESTÁN OBLIGADOS A PONERSE LA VACUNA, SIN OPCIÓN DE PRUEBAS

Los empleados y contratistas federales que trabajan con el gobierno enfrentan mandatos renovados de vacunas y ya no tendrán la opción de pruebas COVID-19 regulares.

“Si desea trabajar con el gobierno federal y hacer negocios con nosotros, vacúnese”, dijo Biden. "Si quiere hacer negocios con el gobierno federal, vacune a su fuerza laboral".

Los trabajadores de la salud también enfrentan mandatos estrictos. El presidente ordenó a todas las instalaciones de atención médica que reciben fondos federales de Medicaid o Medicare que exijan vacunas para su fuerza laboral sin opción de prueba.

El gobierno de Biden se está preparando para posibles batallas legales contra los gobernadores republicanos después de que el presidente anunciara el nuevo mandato de vacunación.

Anteriormente, la administración de Biden exigía vacunas solo para los empleados de hogares de ancianos de EEUU Que recibían fondos federales. Algunos estados, incluidos Nueva York y Maine, ya habían exigido vacunas para los trabajadores de la salud.

Las nuevas reglas afectarán a más de 17 millones de trabajadores de la salud en más de 50,000 hospitales e instalaciones de atención médica en EEUU.

"Si busca atención en un centro de atención médica, debe poder saber que las personas que lo tratan están vacunadas", dijo Biden. "Simple, sencillo, punto".

El presidente también ordenó que se vacunara a todo el personal de los programas Head Start administrados por el gobierno federal. La orden se extiende a las escuelas administradas por la Oficina de Asuntos Indígenas y el Departamento de Defensa, y afecta a unas 300,000 personas en total, según Chalkbeat, una organización de noticias que cubre la educación.

DÓNDE LAS VACUNAS O PRUEBAS SEMANALES SON OBLIGATORIAS

A pesar del amplio alcance del impulso del presidente, la mayoría de los trabajadores estadounidenses, más de 80 millones, aún tendrán la opción de demostrar que no son portadores del virus sometiéndose a pruebas semanales de COVID-19.

Para impulsar el ritmo de las inyecciones diarias, que se han ralentizado después de un aumento a mediados de agosto, el presidente ordenó al Departamento de Trabajo que creara una nueva regla que requiera que cualquier empresa con más de 100 empleados exija vacunas para sus empleados o pruebas semanales para trabajadores que citan razones religiosas o de salud para no vacunarse. Sin embargo, es probable que los empleadores examinen más detenidamente esas razones para optar por no participar en el futuro.

La nueva regla será implementada por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional del Departamento de Trabajo, u OSHA.Puede emitir una norma temporal de emergencia si prueba que los empleados están en peligro y que la regla propuesta puede evitar ese peligro.

También se ordenará a los empleadores que proporcionen tiempo libre remunerado para que los empleados se vacunen. Esto se aplica tanto al sector público como al privado.

"Nadie debería perder el pago para vacunarse o llevar a un ser querido a vacunar", dijo Biden.

CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS POR NO CUMPLIR LAS MEDIDAS DE BIDEN

La mayoría de los estadounidenses apoyan los mandatos de vacunas en los lugares de trabajo, y 62% de los estadounidenses respaldan la idea, según una encuesta de agosto de USA Today e Ipsos.

Aún así, entre 29% de los votantes estadounidenses que no están vacunados, 83% dice que no planea recibir las vacunas, muestra una nueva encuesta de CNBC.

Los empleados que no cumplan con los nuevos mandatos podrían enfrentar una serie de consecuencias, incluido el despido, ya que las empresas se sienten presionadas a cumplir.

Las empresas enfrentarán una multa de $ 13,600 por violación de la regla de OSHA, aunque las nuevas reglas podrían tomar algún tiempo para implementarlas y hacerlas cumplir.

OSHA ha experimentado una disminución constante en la dotación de personal y actualmente proporciona un inspector por cada 83,000 trabajadores, según la AFL-CIO, la federación de sindicatos más grande de EEUU.

Contáctanos