CORONAVIRUS EN EEUU

En este 4 de julio, la Casa Blanca quiere celebrar la independencia en EEUU “del COVID-19”

GETTY IMAGES

WASHINGTON - Después de casi seis meses en el cargo, lidiando con una pandemia en cada paso, el presidente Joe Biden estaba decidido a festejar.

"Este es un fin de semana festivo", declaró Biden el viernes mientras rechazaba las preguntas "negativas" de los periodistas sobre la actual retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán. "Voy a celebrarlo".

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Biden quiere que los estadounidenses también celebren, después de soportar 16 meses de interrupción en la pandemia y más de 605,000 muertes.

La Casa Blanca alentó reuniones y exhibiciones de fuegos artificiales en todo el país para marcar, como si fuera un guión de Hollywood, la "independencia" de la nación del virus.

Y ellos mismos darán el ejemplo: las celebraciones de la Casa Blanca este domingo se parecerá mucho a las que se hacían antes de la pandemia, según NBC News. Se ha programado un evento con cerca de 1,000 trabajadores esenciales y familiares militares en el National Mall sin restricciones de COVID-19.

La Casa Blanca no requería vacunas, pero pedía a los invitados que se hicieran una prueba de COVID-19 y que usaran una máscara si no estaban completamente vacunados.

Será la indicación más clara hasta ahora de que Estados Unidos ha pasado a una nueva fase de respuesta al virus, pasando de una emergencia nacional a una crisis localizada de responsabilidad individual y de vacunar a los estadounidenses a promover la salud global.

"El 4 de julio de este año es diferente al 4 de julio del año pasado", dijo Biden el viernes. "Y será mejor el año que viene".

Una experta responde las dudas y alerta sobre la importancia de vacunarse, ante las variantes del COVID-19.

RAZONES PARA CELEBRAR

Y hay mucho que celebrar: los casos y las muertes por COVID-19 se encuentran en mínimos históricos o casi desde que comenzó el brote, gracias al sólido programa de vacunación de EEUU. Los negocios y restaurantes están abiertos, las contrataciones se están recuperando y los viajes se están acercando a niveles prepandémicos.

"El pueblo estadounidense debe estar orgulloso del trabajo que hemos realizado colectivamente y queremos reconocer ese progreso y trabajar el 4 de julio", dijo Jeffrey Zients, coordinador de la Casa Blanca sobre COVID-19 el jueves, de acuerdo con NBC News.

"Las personas que están vacunadas tienen un alto grado de protección y las que no están vacunadas están en riesgo".

Ni las vacunas contra la COVID-19 ni las pruebas de detección -ya sean PCR o de otro tipo- contaminan con grafeno ni provocan magnetismo en los pacientes, recalcan expertos consultados por EFE frente a lo que afirman falsamente numerosas publicaciones virales.

NO ES MOMENTO DE CANTAR VICTORIA ANTE LA PANDEMIA

Aún así, no es un momento de "Misión cumplida". Más de 200 estadounidenses todavía mueren cada día a causa de COVID-19, una variante más infecciosa del virus que se está propagando rápidamente en el país y en el extranjero, y decenas de millones de estadounidenses han optado por no recibir las vacunas que salvan vidas.

"Si ha recibido la vacuna, lo está haciendo muy bien", dijo el Dr. Mati Hlatshwayo Davis, médico de enfermedades infecciosas del Centro Médico John Cochran VA y la Junta de Salud de St. Louis. "Si no ha recibido la vacuna, debería alarmarse y eso es solo el resultado final, no hay una manera fácil de eliminarlo".

"Pero eso no quita el hecho de que este país está en un lugar significativamente mejor", dijo.

Ni en conteo ni en calidad: lo que descubrieron unos científicos de Miami.

META DE VACUNACIÓN, UN OBJETIVO FALLIDO

Los altos funcionarios de la administración de Biden se desplegaron por todo el país durante el fin de semana para promover la situación del virus enormemente mejorada bajo el lema "America's Back Together".

No importa que el presidente no haya cumplido con la meta de vacunación que se había fijado para el 4 de julio.

Biden esperaba tener el 70% de la población adulta vacunada para el domingo, pero registró alrededor del 67%, según cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los funcionarios insistieron en que la falta tendría poco efecto práctico en la capacidad de los estadounidenses para conmemorar el feriado del Día de la Independencia.

El principal epidemiólogo de Estados Unidos habló sobre las recomendaciones de Organización Mundial de la Salud sobre el uso de mascarillas incluso en personas vacunadas. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

Lo que les preocupa más es la aparición de dos realidades dispares en EEUU: La brecha entre las comunidades fuertemente vacunadas donde el virus se está extinguiendo y las menos vacunadas donde la nueva variante delta ya se está afianzando.

Aproximadamente 1,000 condados tienen una tasa de vacunación por debajo del 30%, y el gobierno federal advierte que podrían convertirse en los próximos puntos calientes a medida que disminuyan las restricciones de virus.

Contáctanos