CORONAVIRUS EN EEUU

Más de 120,000 niños han quedado huérfanos por culpa del COVID-19 en EEUU

Los negros e hispanos son los más afectados.

GETTY IMAGES

NUEVA YORK — El número de niños a los que la pandemia del COVID-19 dejó huérfanos podría ser mayor de lo estimado en un principio, un golpe que ha sido mucho mayor entre los estadounidenses negros e hispanos, según un nuevo estudio.

Más de la mitad de los niños que perdieron a uno de sus principales cuidadores en la pandemia pertenecía a esos grupos raciales, que suponen en torno al 40% de la población estadounidense, según el estudio publicado el jueves por la revista médica Pediatrics.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

“Estos hallazgos llaman la atención sobre esos niños que han quedado más vulnerables por la pandemia, y a los que deben dirigirse recursos adicionales”, dijo en un comunicado una de los autores del estudio, la doctora Alexandra Blenkinsop del Imperial College London.

LOS HISPANOS Y LOS NEGROS, LOS MÁS AFECTADOS

Durante 15 meses de los casi 19 meses de la pandemia del COVID-19, más de 120,000 niños estadounidenses perdieron una madre, un padre o un abuelo que era una de sus principales fuentes de cuidados y apoyo financiero, según el estudio.

Otros 22,000 niños sufrieron la muerte de un cuidador secundario, como un abuelo que proporcionaba el alojamiento pero no cubría otras necesidades básicas del menor.

En muchos casos sobrevivieron padres u otros parientes para atender a los niños. Pero los investigadores emplearon el término “orfandad” en su estudio para estimar cuántas vidas de niños se habían visto trastocadas.

Todavía no hay estadísticas federales disponibles sobre cuántos niños estadounidenses pasaron a tutela del estado el año pasado. Los investigadores estiman que el COVID-19 impulsó en un 15% el número de niños huérfanos.

Las cifras del nuevo estudio se basan en modelos estadísticos que emplean la tasa de fertilidad, estadísticas de muertes y datos de composición de hogares para hacer estimaciones.

Un estudio anterior de diferentes investigadores estimó que aproximadamente 40.000 niños estadounidenses habían perdido un padre por COVID-19 para febrero de 2021.

Informaron de un error en la publicación de las directrices. "El contenido está en proceso de actualización por parte de los CDC para reflejar la orientación actual antes de esta temporada navideña", dijo la portavoz de los CDC, Kristen Nordlund, en un comunicado. "La página tuvo una actualización técnica el viernes, pero no refleja la orientación de los CDC antes de esta próxima temporada de fiestas. Los CDC compartirán orientación adicional pronto". Detalles aquí.

Los hallazgos de los dos estudios no son contradictorios, dijo Ashton Verdery, uno de los autores del reporte anterior. Verdery y sus colegas se centraron en un periodo más breve.

Además, se centraron sólo en muertes de padres y madres, mientras que la investigación reciente también incluyó a los abuelos que atendían a los niños.

“Es muy importante comprender las pérdidas de abuelos”, dijo en un email Verdery, investigador de Penn State. “Muchos niños viven con abuelos”, en una forma de vida más habitual entre algunos grupos raciales.

La compañía con sede en Dallas dijo que sus trabajadores deberán estar completamente inmunizados antes del 8 de diciembre para seguir siendo parte de la corporación. Aún así, quedará abierta la posibilidad de pedir una exención basada en motivos médicos o religiosos.

En torno al 32% de los niños que perdieron a un cuidador principal eran hispanos, y el 26% eran negros. Los hispanos y los negros estadounidenses suponen porcentajes mucho menores de la población que esos.

Los niños blancos suponían un 35% de los niños que perdieron cuidadores, aunque más de la mitad de la población es blanca.

Las diferencias fueron aún más pronunciadas en algunos estados. En California, el 67% de los niños que perdieron cuidadores principales eran hispanos. En Mississippi, el 57% de los niños que perdieron cuidadores principales eran negros, según el estudio.

Presentó datos de su dosis contra el COVID-19. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

El nuevo reporte basó sus cálculos en el exceso de mortalidad, o las muertes por encima de lo que se consideraría típico. Muchas de esas muertes se debieron al coronavirus, pero la pandemia también ha provocado más muertes por otras causas.

Kate Kelly, una adolescente de Georgia, perdió a su padre de 54 años en enero. William “Ed” Kelly tenía problemas respiratorios y una clínica de urgencia sospechaba que se debía al COVID-19, explicó su hija.

Pero resultó que tenía una arteria bloqueada y murió en su trabajo por un ataque al corazón. Dejó a Kate, sus dos hermanas y a la madre de las niñas.

En el primer mes tras su muerte, amigos y familiares compraron verduras, hicieron donaciones y prestaron un gran apoyo. Pero después de eso, todo el mundo pareció superarlo, salvo Kate y su familia.

“Ha sido como no tener ayuda en absoluto”, dijo la joven, alumna de 11mo grado en una escuela secundaria en Lilburn.

Contáctanos