Venezuela

La Casa Blanca: Venezuela libera a dos estadounidenses encarcelados

La negociación fue el primer viaje de funcionarios del gobierno estadounidense a Venezuela en más de dos décadas.

Telemundo

WASHINGTON DC - El gobierno de Venezuela liberó a dos estadounidenses encarcelados, incluido un ejecutivo petrolero encarcelado junto a sus colegas durante más de cuatro años, mientras busca mejorar las relaciones con el gobierno de Joe Biden en medio de la guerra de Rusia con Ucrania, anunció la Casa Blanca el martes por la noche.

Gustavo Cárdenas fue liberado luego de una visita secreta de fin de semana a Venezuela por parte de altos funcionarios del gobierno de Biden, el primer viaje de la Casa Blanca al país en más de dos décadas. También fue liberado Jorge Fernández, quien fue arrestado en 2021 por lo que la Casa Blanca describió como “cargos falsos”.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

“Estos hombres son padres que perdieron un tiempo precioso con sus hijos y todos los que aman, y sus familias han sufrido cada día de su ausencia”, dijo el presidente Joe Biden en un comunicado.

El comunicado se produjo horas después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, señalara su interés en mejorar las relaciones en un momento en que la invasión de Rusia a Ucrania ha generado preocupación en Estados Unidos por el aumento de los precios de la gasolina. En un discurso televisado, pareció indicar que estaba dispuesto a acceder a las demandas de Estados Unidos de reanudar las negociaciones con sus oponentes como un primer componente para cualquier alivio de las sanciones de Estados Unidos que han estado castigando a la nación de la OPEP durante años.

Los funcionarios estadounidenses no han detallado ningún otro resultado específico de las conversaciones, pero dijeron que el comunicado refleja meses de construcción de relaciones, particularmente con Roger Carstens, el enviado presidencial especial del gobierno para asuntos de rehenes.

Carstens hizo un viaje a Venezuela en diciembre que no resultó en la liberación inmediata de los detenidos, pero altos funcionarios del gobierno atribuyeron el establecimiento de confianza y el trabajo preliminar para el resultado del martes. Regresó a Venezuela el fin de semana pasado con otros funcionarios del gobierno, incluido Juan González, director del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, y el embajador James Story, quien dirige la Unidad de Asuntos de Venezuela del gobierno de EEUU en la vecina Colombia.

El gobierno de Biden la describió como la primera visita a Venezuela de un funcionario de la Casa Blanca desde que Hugo Chávez gobernó el país a fines de la década de 1990, y una rara oportunidad para discutir temas de política con el gobierno de Maduro. Un funcionario lo describió como “un diálogo constructivo, diplomático pero muy sincero” y que no implicó ningún quid-pro-quo pero permitió que la administración Biden compartiera su “visión del mundo” con Maduro.

Altos funcionarios del gobierno, que hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato según las reglas básicas establecidas por el gobierno, se negaron a decir cómo Cárdenas y Fernández fueron seleccionados para su liberación entre casi 10 estadounidenses detenidos en Venezuela. Pero dijeron que Carstens presionó mucho para la liberación de todos ellos, y que sigue existiendo la posibilidad de liberaciones adicionales.

El gobernante venezolano la empuñó y bromeó realizando varios movimientos al estilo del combate con una katana.

Cárdenas y otros cinco ejecutivos de Citgo, una subsidiaria del gigante petrolero estatal de Venezuela, con sede en Houston, habían estado detenidos en Venezuela desde 2017 cuando fueron llevados por agentes de seguridad enmascarados durante una reunión en Caracas. Habían sido atraídos a Venezuela para asistir a una reunión en la sede de la empresa matriz de Citgo, el gigante petrolero estatal PDVSA.

Fueron sentenciados por cargos derivados de un plan nunca ejecutado para refinanciar unos $4,000 millones en bonos de Citgo ofreciendo una participación del 50% en la compañía como garantía. Los fiscales acusaron a los hombres de maniobrar para beneficiarse del acuerdo propuesto.

El gobierno de EEUU presionó por su liberación, llamándolos detenidos injustamente sin un juicio justo.

Además de los otros miembros de Citgo 6, varios otros estadounidenses permanecen detenidos en Venezuela. Dos ex boinas verdes, Luke Denman y Airan Berry, fueron arrestados por su participación en un complot confuso para derrocar a Maduro, y el exinfante de marina estadounidense Matthew Heath fue detenido por cargos de armas.

Este domingo se realizan unas elecciones legislativas en Venezuela, consideradas un fraude por el propio Parlamento venezolano. El Presidente de la organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio, José Colina da su visión de este proceso y la situación política en su país.

Fernández fue detenido en febrero de 2021 cerca de la frontera con Colombia luego de que se le encontrara en posesión de un dron, cuyo uso está restringido en Venezuela. Fue acusado de terrorismo.

Gonzalo Himiob, abogado y vicepresidente director de Foro Penal, dijo en un comunicado que se debe celebrar el fin de una detención arbitraria pero advirtió sobre las consecuencias que puede traer un acuerdo como el que llevó a la liberación de Cárdenas.

“La liberación de cualquier preso político, cuando surge de un acuerdo entre actores políticos, y no del respeto a la ley, confirma que desde un principio los motivos de la detención no fueron ni legales ni válidos, sino políticos y, en consecuencia, arbitrarios y contrario a los derechos humanos”, dijo Himiob.

El gobernante de Venezuela fue sorprendido por una mosca durante un reporte y esto es lo que hizo.

Las discusiones del fin de semana se produjeron poco más de tres años después de que Estados Unidos rompiera relaciones con Maduro y reconociera al líder opositor Juan Guaidó como el líder legítimo de Venezuela.

Las conversaciones se concretaron después de meses de esfuerzos clandestinos por parte de intermediarios (cabilderos estadounidenses, diplomáticos noruegos y ejecutivos petroleros internacionales) que han estado presionando para que Biden revise la hasta ahora infructuosa campaña de “máxima presión” para derrocar a Maduro que heredó del gobierno de Trump.

Pero el ímpetu para acercarse a Maduro, quien ha sido sancionado y está acusado en Nueva York por cargos de narcotráfico, adquirió mayor urgencia luego de la invasión de Ucrania por parte de Rusia y las consiguientes sanciones de Estados Unidos. La crisis de Ucrania promete reorganizar las alianzas globales y sumarse al aumento de los precios de la gasolina que impulsan la inflación que ya está en su nivel más alto en cuatro décadas.

Tanto los demócratas como los republicanos poderosos en el Capitolio comenzaron la semana pasada a expresar su apoyo a la prohibición estadounidense de las importaciones de petróleo y gas natural rusos como el próximo paso para castigar al presidente ruso, Vladimir Putin, por la invasión.

Venezuela es el principal aliado de Putin en América Latina y uno de los principales exportadores de petróleo. Su reingreso a los mercados energéticos de EEUU podría mitigar las consecuencias en la bomba de un posible embargo petrolero a Rusia. Pero las discusiones en Caracas fueron rápidamente condenadas por los principales senadores demócratas y republicanos.

El senador estadounidense Bob Menéndez, presidente demócrata del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dijo que los esfuerzos de Biden para unir al mundo contra Putin “no deben socavarse apoyando” a Maduro, cuyo gobierno está siendo investigado por la Corte Penal Internacional por posibles delitos de humanidad contra Putin, cometidos contra los manifestantes en 2017.

Contáctanos