Mundo

Estados Unidos sabía de los planes militares golpistas en Argentina hace 45 años

El 24 de marzo de aquel año dio inicio el terrorismo de Estado que dejó 30,000 desaparecidos.

EFE

WASHINGTON - El gobierno de Estados Unidos conocía en 1976 los planes de militares argentinos liderados por Jorge Rafael Videla de perpetrar un golpe de Estado contra María Estela Martínez de Perón (también conocida como Isabel Perón), que dio paso a una dictadura que dejó 30,000 personas desaparecidas y sembró el terror, de acuerdo con documentos desclasificados en Washington.

EL EMBAJADOR DE EEUU, ROBERT HILL, UNA FIGURA CENTRAL

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Los cables, publicados por la organización Archivo Nacional de Seguridad (NSA, en inglés), señalan que el entonces embajador estadounidense en Buenos Aires, Robert Hill, fue una figura central de la implicación estadounidense y estuvo en contacto con los golpistas desde inicios de ese año.

En concreto, Hill recibió al golpista Emilio Eduardo Massera, uno de los líderes de la Junta Militar de Videla.

Los documentos también indican que Hill elaboró un informe con los planes de los golpistas para el entonces secretario de Estado, Henry Kissinger, a mediados de febrero, un mes antes del golpe del 24 de marzo de 1976.

''POSIBLE GOLPE EN ARGENTINA''

El subsecretario de Estado, William D. Rogers, fue el encargado de informar a Kissinger sobre el contenido del informe enviado por Hill, llamado "Posible golpe en Argentina".

"Es de esperar que (el gobierno militar) sea amistoso con Estados Unidos. Sin embargo, al intensificar la lucha contra la guerrilla, es casi seguro que un gobierno militar argentino incurrirá en violaciones de derechos humanos que generen críticas internacionales", dijo Rogers según los cables desclasificados.

Las Abuelas de Plaza de Mayo no bajan los brazos pese a la pandemia.

"Esto -agregó- podría llevar a presiones públicas y del Congreso de Estados Unidos que complicarían nuestras relaciones con el nuevo régimen".

Otro de los 14 documentos desclasificados señala que funcionarios en el Departamento de Estado de Kissinger describieron los planes de los golpistas como un "gobierno militar durante un período prolongado y de una severidad sin precedentes".

También que Washington había comunicado "con discreción" a los militares que Estados Unidos reconocería el nuevo régimen.

Estaba hospitalizado desde hace casi dos meses.

Los documentos, asimismo, revelan que los militares intentaron contactar directamente con Kissinger, algo que Hill frenó.

"Tal reunión, si llegara a ser de conocimiento público, podría malinterpretarse en detrimento de los propios oficiales y del secretario Kissinger", indicó Hill.

El embajador también aseguró que "la embajada ya ha indicado discretamente y a través de terceros a los militares que el gobierno de Estados Unidos reconocerá un nuevo gobierno en Argentina".

De visita en México, Alberto Fernández subraya que no es delito adelantar la vacunación.

Los documentos también revelan que el entonces recién retirado director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), Daniel O. Graham, que también había sido subdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), aterrizó en Buenos Aires 12 días antes del golpe acompañado del entonces senador republicano Jesse Helms.

Según un cable del FBI, Videla buscaba recomendaciones de Graham para manejar "el aspecto de las relaciones públicas".

El embajador Hill, sin embargo, interceptó a los estadounidenses y les invitó a abandonar el país.

"Podría haber sido extremadamente vergonzoso como mínimo y, como mucho, muy perjudicial para nuestras relaciones", indicó Hill.

El propio embajador estadounidense decidió abandonar Argentina el 17 de marzo, una semana antes del golpe, para evitar que le vincularan con el alzamiento: "El hecho de que esté fuera del país cuando el golpe realmente suceda sería, creo, un hecho a nuestro favor que indique la no participación de la embajada y el gobierno de los Estados Unidos".

Otro de los cables diplomáticos revela una comunicación de Hill con el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca en la víspera del golpe instándole a estar preparado para entrar en contacto con los militares.

"El hecho de que Argentina ciertamente necesita a Estados Unidos tanto como nosotros la necesitamos a ella, (eventualmente) probablemente volverá a la normalidad política con una necesidad desesperada de inversión. Estados Unidos puede esperar ser el primer país al que acudirán los argentinos", indicó. 

Contáctanos