Cumbre climática

COP26: más de 100 países se comprometen a terminar con la deforestación

De cumplirse el pacto, se detendría y revertiría la deforestación en el 85% de los bosques del mundo para el 2030.

Telemundo

GLASGOW, Escocia - Más de 100 países prometieron este martes poner fin a la deforestación en la próxima década, una promesa que según los expertos sería crucial para limitar el cambio climático -- pero que ya se ha hecho y roto en el pasado.

Gran Bretaña celebró el compromiso como el primer gran logro de la conferencia climática de Naciones Unidas en Glasgow. Sin embargo, los activistas dijeron que tenían que ver los detalles del pacto para determinar su impacto.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El gobierno británico dijo haber recibido compromisos de jefes de gobierno que representaban más del 85% de los bosques del mundo de que detendrían y revertirían la deforestación para 2030.

Se han prometido más de $19,000 millones entre fondos públicos y privados para el plan, respaldado por países como Brasil, China, Colombia, República Democrática del Congo, Indonesia, Rusia y Estados Unidos.

“Con los compromisos sin precedentes hoy, tendremos una oportunidad de poner fin a la larga historia de la humanidad como conquistador de la naturaleza, y en su lugar convertirnos en su custodio”, dijo el primer ministro británico, Boris Johnson.

LA IMPORTANCIA DE LOS BOSQUES EN EL MUNDO

Los bosques están considerados como ecosistemas importantes y una forma importante de absorber dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, de la atmósfera.

Pero el valor de la madera como materia prima y la creciente demanda de terreno agrícola y ganadero han impulsado a la tala generalizada y a menudo ilegal de bosques, especialmente en países en desarrollo.

Un estudio de la universidad Deakin en Australia explica que los animales están cambiando sus morfologías para tener partes (apéndices) proporcionalmente más grandes en respuesta al cambio climático y los aumentos de temperatura asociados.

“Estamos encantados de ver a los pueblos indígenas mencionados en el acuerdo sobre bosques anunciado hoy”, dijo Joseph Itongwa Mukumo, miembro de la comunidad walikale y activista congoleño.

Pidió a los gobiernos y negocios que reconozcan la labor eficaz de las comunidades indígenas para prevenir la deforestación.

ACUERDO SIMILARES NO HAN SIDO FRUCTÍFEROS EN EL PASADO

Alison Hoare, investigadora sénior del grupo de estudios políticos Chatham House, dijo que los líderes mundiales prometieron en 2014 poner fin a la deforestación para 2030, “pero desde entonces la deforestación se ha acelerado en muchos países”.

Aún así, Luciana Téllez Chávez, investigadora medioambiental de Human Rights Watch, señaló que el acuerdo contenía “bastantes elementos muy positivos”.

La UE, Gran Bretaña y EEUU están haciendo avances para restringir la importación de productos asociados a la deforestación y a abusos de los derechos humanos, “y es muy interesante ver a China y Brasil firmando un acuerdo que sugiere que ese es un objetivo”, señaló.

De todos modos, la investigadora señaló que las declaraciones públicas de Brasil todavía no se alinean con sus políticas internas y advirtió que algunos países podrían utilizar el acuerdo para lavar su imagen.

El gobierno brasileño ha puesto mucho interés en presentarse como un líder ambiental responsable tras un auge de la deforestación y los incendios en la Amazonía y los humedales de Pantanal, que provocaron indignación internacional y amenazas de desinversión en los últimos años. Las voces críticas advirtieron que sus promesas debían recibirse con escepticismo. El presidente del país, Jair Bolsonaro, defiende abiertamente aumentar el desarrollo en la Amazonía.

Unos 130 jefes de gobierno acudieron a Glasgow para la cumbre COP26, que según la anfitriona Gran Bretaña es la última oportunidad realista para mantener el calentamiento global por debajo de 2.7 grados Fahrenheit por encima de la era preindustrial, el objetivo marcado hace seis años en París.

Los líderes oyeron el lunes sombrías advertencias de funcionarios y activistas por igual. Johnson describió el calentamiento global como un “dispositivo de fin del mundo” atado a la humanidad. El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, dijo a sus colegas que el ser humano estaba “cavando su propia tumba”. Y la primera ministra de Barbados, Mia Mottley, habló en nombre de las vulnerables naciones insulares y añadió un reproche moral al advertir a los líderes que no “permitan que la senda de la codicia y el egoísmo siembre las semillas de nuestra destrucción común”.

Este especial presenta distintas perspectivas de cómo afecta algunos de los principales destinos en los Estados Unidos y Canadá. Expertos en la materia nos explican sobre datos científicos que validan la existencia de un cambio climático en Alaska, California, Texas, el Sur de la Florida, la ciudad de Nueva York y partes del sur de Canadá.

La reina de Inglaterra, Isabel II, instó a los líderes a “alzarse por encima de la política del momento y alcanzar el auténtico estatismo”.

“Por supuesto, los beneficios de estas acciones no estarán ahí para que las disfrutemos todos los que estamos hoy aquí: ninguno de nosotros vivirá para siempre”, dijo en un mensaje en video reproducido el lunes por la noche en un acto en el museo de Kelvingrove, en Glasgow. “Pero no hacemos esto por nosotros mismos, sino por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, y aquellos que seguirán sus pasos”.

La monarca, de 95 años, tenía previsto asistir a la cita, pero tuvo que cancelar el viaje después de que sus médicos dijeran que debía descansar y no viajar.

El gobierno británico dijo el lunes que había indicios positivos de que los líderes mundiales comprendían la gravedad de la situación.

EL PELIGRO DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

La Tierra ya se ha calentado 2 grados Fahrenheit. Las previsiones actuales basadas en los recortes anunciados de emisiones en la próxima década indican que alcanzaría un calentamiento de 4.9 Fahrenheit para el año 2100.

En un mitin ante la fortificada sede de la cumbre, la activista climática Greta Thunberg dijo que las conversaciones en el recinto eran sólo “bla, bla, bla” y no conseguirían gran cosa.

“El cambio no va a llegar de ahí dentro”, dijo a algunos de los miles de manifestantes que acudieron a Glasgow para hacer oír su voz. “Eso no es liderazgo, esto es liderazgo. Así es como se ve el liderazgo”.

Contáctanos