Príncipes Carlos y William no quisieron reunirse con Trump

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Qué es la cirugía bariátrica y cómo pudiese ayudarle a conseguir su peso ideal
    EFE

    LONDRES - Los príncipes Carlos y William "no estaban dispuestos" a reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su visita al Reino Unido, aseguró el domingo The Sunday Times.

    Según fuentes del diario británico, el sucesor a la corona británica y su primogénito "se negaron" a recibir al jefe de la Casa Blanca, quien, junto con su mujer Melania, tomó el té con la reina Isabel II el pasado viernes en el castillo de Windsor.

    "Es muy raro que la reina esté sola. Por lo general, está acompañada por alguien", señaló esa misma fuente, que calificó el comportamiento del primero y segundo en la línea de sucesión al trono del Reino Unido como "un desaire".

    El periódico recogió asimismo que, aunque el marido de la monarca, el príncipe Felipe, se retiró de la vida pública el pasado otoño, "va a lo que quiere ir" y, "si hubiera querido" acompañar a su esposa en su cita con los Trump "podría haberlo hecho".

    Tanto Downing Street como el palacio de Buckingham han insistido en que la presencia de Trump en el país no era una vista de Estado, sino un viaje de trabajo, y que los planes únicamente incluían que la monarca, de 92 años, saludara al presidente y la primera dama.

    En ese sentido, un funcionario del Gobierno británico manifestó el domingo a The Sunday Times que en la planificación del tiempo que pasaría Isabel II con el presidente éste se trató de "mantener al mínimo".

    "La familia más amplia no fue tan entusiasta con la visita como lo fueron cuando llegó Obama", agregó.

    Durante la visita de trabajo que realizaron en 2016 el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama y su esposa, Michelle, no solo almorzaron en el castillo de Windsor con la reina y el príncipe Felipe, sino que también compartieron una cena privada en el palacio de Kensington con los duques de Cambridge y con el príncipe Enrique.

    El jefe de la Casa Blanca y su esposa dieron por concluida su agenda oficial del viaje el pasado viernes, cuando se trasladaron a Escocia para pasar el fin de semana jugando al golf.

    La visita del matrimonio, que no ha estado exenta de polémica con manifestaciones de protesta a lo largo de todo el país, concluiría el domingo, cuando se trasladarían a Helsinki para que el lunes Trump se reúna con su homólogo ruso, Vladimir Putin.