Impunidad

Tragedia en metro de México: un mes sin responsables y entre reclamos de justicia

Familiares de las 26 personas que murieron y los casi 100 heridos exigen castigo a culpables.

Telemundo

CIUDAD DE MÉXICO - El accidente de la línea 12 del metro de la capital mexicana, que dejó 26 muertes y cerca de 100 heridos, cumple un mes este jueves entre reclamos de justicia de víctimas y vecinos, quienes denuncian que no hay ni un solo responsable detenido ni avances públicos del caso.

La indignación es tangible a los alrededores de la zona del accidente en la alcaldía Tláhuac, en el oriente de la Ciudad de México, donde los memoriales construidos por los vecinos se han convertido en protestas contra la impunidad.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

"Prácticamente no hay explicaciones. Mi sentir sobre esta situación es impotencia, es tristeza, que te ignora el mismo gobierno", comentó Yazmín Suárez, quien vive a 15 minutos de la estación Tezonco, donde ocurrió el incidente.

ENTRE IMPUNIDAD Y ELECCIONES

El colapso del metro ocurrió la noche del 3 de mayo, cuando cedió una viga de un puente elevado de la línea 12, entre las estaciones Olivos y Tezonco, donde un vagón con pasajeros quedó encallado en forma de "V".

Además de la tragedia, el hecho sacudió la política antes de las elecciones del próximo domingo por involucrar a figuras del oficialismo, como la jefa de gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el actual canciller, Marcelo Ebrard, quien promovió la obra cuando gobernó la capital (2006-2012).

Cuestionado por la prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió este jueves que la investigación abarcaría a Ebrard y a otros altos funcionarios, pero pidió esperar al peritaje que la Administración de Ciudad de México encargó y que estará listo en junio, después de los comicios.

Familias mexicanas estás destrozadas por la muerte de quienes viajaban en el tren que colapsó.

"Vamos a esperar que se tenga el dictamen. Y para dejar en claro las cosas, en nuestro gobierno no se permite la corrupción ni hay impunidad", manifestó en su conferencia matutina.

En tanto, la jefa de gobierno de la capital prometió en su mensaje diario "no dejar desamparadas" a las víctimas tras un mes del incidente, pero señaló que hay quienes han explotado la tragedia con fines políticos.

“Sí, obviamente hay quien quiere hacer esto y a nosotros lo que nos corresponde es el papel que tenemos que desempeñar", manifestó.

VECINOS SE MOVILIZAN

Ante la inacción de las autoridades, vecinos de Tláhuac se han organizado para manifestarse y denunciar a los presuntos funcionarios responsables ante la secretaría de la Función Pública (SFP), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Fiscalía General de la República (FGR).

Los habitantes han cuestionado que ni siquiera ha dimitido la directora del Sistema de Transporte Colectivo (STC), Florencia Serranía.

"Todavía no hay peritajes, todavía no hay presuntos responsables detenidos y a las víctimas ya las enterramos", lamentó Omero Araiza, quien representa a un grupo de afectados.

Mientras trabajadores de la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México apenas extraen escombro en el sitio para analizar el concreto y determinar las causas del colapso en un plazo de entre tres y cuatro semanas, los vecinos colocan estos días mantas con sus reclamos.

"Es justicia para víctimas, castigo a los culpables, demolición total de la línea 12 porque desde sus orígenes, desde su construcción, tiene vicios en el diseño, tiene daños estructurales y en su lugar que fuera toda subterránea", demandó Araiza.

Habitantes de una zona importante de la capital mexicana se sentían conectados con los demás gracias a la línea que colapsó.

MOVILIDAD EN EL OLVIDO

Previo al accidente, cerca de 220,000 usuarios utilizaban cada día esta línea de metro, que se construyó para proveer de movilidad a Iztapalapa y Tláhuac, dos de las alcaldías más pobladas, pero también de las más marginadas.

La obra se inauguró en octubre de 2012 por el entonces jefe de Gobierno capitalino y actual canciller, Ebrard, despertando críticas por el costo final de la obra, de unos 27,000 millones de pesos ($1,700 millones de la época).

Aunque las autoridades han prometido una solución de movilidad, los vecinos temen ahora utilizar la línea 12, pues llevaban años denunciando fallas y grietas en el tramo elevado, en particular tras el sismo de septiembre de 2017.

"Cuando lo empezaron a hacer se vio desde el principio mal porque todo esto es fangoso. O sea, no tenían que haberlo hecho así, esa es mi opinión, y ahorita la tragedia que pasó es imperdonable para la persona que realmente hizo esta obra", opinó la vecina Magnolia Téllez.

Contáctanos