Crisis migratoria

Reunión México-EEUU sobre migración “era necesaria” para el bienestar de ambos

La información sobre el encuentro es escueta: se promoverá una migración ordenada y segura.

Telemundo

MÉXICO - ”Es una visita diplomática”. El presidente de México negó que la presencia este martes en el país de una comitiva de altos funcionarios de Estados Unidos tuviera otra finalidad más allá de la diplomacia y el diálogo.

"No aceptamos visitas de supervisión , si no somos colonia, no somos. México es un país independiente y soberano", dijo Andrés Manuel López Obrador.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Sin dar mas detalles, la Cancilleria mexicana indicó que las pláticas con la coordinadora para Asuntos de la Frontera Sur, Roberta Jacobson, y el encargado del Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, se centraron en el impulso a mecanismos que promuevan una migración ordenada, segura y respetuosa de los derechos humanos, sobre todo, de los menores de edad.

El encuentro binacional se da días después de que este país reforzó la seguridad en su frontera sur para evitar el cruce descontrolado de quienes quieren llegar a Estados Unidos.

Ante el análisis de expertos como Stephanie Henaro, este encuentro era necesario para el bienestar de ambos gobiernos.

"En la frontera de Estados Unidos están viendo llegar más migrantes que en los últimos 20 años y las cosas van de mal en peor, en febrero se detuvieron aproximadamente 100,000 migrantes, esto es un 28% más que en enero y en marzo, la cifra va a ser mayor porque se está teniendo un promedio de 4,000 detenciones diarias", dice Henaro, experta en asuntos geopolíticos.

Desde luego esto se refleja en los dos límites de la república mexicana: al sur los migrantes libran los operativos a través de rutas, dice el ciudadano hondureño Edgar Paz, que son más peligrosas pero les permiten escapar de sus pesadillas.

Los migrantes llegaron a Texas tras haber cruzado el Río Grande, en medio de una ola migratoria que preocupa a las autoridades de EEUU.

"Mi vida corría peligro por culpa de la extorsión y nadie hacía nada", dice Paz.

Y en el norte, los albergues y las calles están llenas de gente, como la venezolana Lupe del Valle Hernández, que no pierden la esperanza.

"Ya se abrió la puerta, hoy fueron ellos, mañana seremos nosotros", dice Del Valle Hernández.

Al final todos ellos, esperan que los acuerdos logrados este día, los ayuden a cambar el destino del que escaparon al salir de sus tierras.

Contáctanos