Preocupa ley que permite a ejército actuar como policía

Legisladores del PRI aprueban al vapor una ley que parece militarizar a México.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    Archivo

    El PRI impulsó a toda prisa una ley en el Congreso para justificar que las fuerzas armadas de México asuman tareas policiales, pese a objeciones de grupos defensores de derechos humanos y legisladores de oposición que advierten la militarización del país por tiempo indeterminado.

    Partidarios de la medida dicen que los soldados mexicanos tienen que seguir en las calles para combatir a las pandillas, dada la incapacidad y la corrupción de las policías locales.

    Pero los opositores advierten que ésa es otra razón para tener un debate calmado y detallado sobre si la ley debería permitir que el ejército realice las tareas policiales indefinidamente y bajo qué límites.

    El apresurado proceso de aprobación, en el que miembros de la Cámara de Diputados debatieron y votaron sobre un proyecto de ley que aparentemente la mayoría no tuvo tiempo de leer, significó que no hubo un debate minucioso y razonado.

    “Bla, bla, bla. La realidad es que siempre votan en contra de absolutamente todas las iniciativas”, dijo Arturo Álvarez, congresista del Partido Verde, el cual es un aliado del gobernante Partido Revolucionario Institucional. “El hecho es que aún tenemos que tener fuerzas armadas en las calles”.

    El proyecto de ley fue sometido a votación por una comisión de la cámara baja, una o dos horas antes de que fuera aprobado por la cámara completa por 248-115.

    “Hoy esta legislatura escribirá... La página más vergonzosa y más bochornosa por la que vamos a trascender en la vida pública de México”, dijo Jorge Álvarez, del partido Movimiento Ciudadano. “La mayoría de los diputados y diputadas que están aquí hoy para votar, no conocemos el dictamen”.

    La ley permitiría a los soldados hacer legalmente lo que han estado haciendo ad-hoc por al menos una década: efectuar redadas y establecer retenes en carreteras, así como perseguir y detener a sospechosos.

    Los críticos también cuestionaron una cláusula que clasificaría como “secreta” cualquier información sobre los operativos.

    Dijeron también que el proyecto de ley le facilitaría al presidente declarar un estado de emergencia y enviar al ejército a las calles, y advirtieron que existe una posibilidad de usar a las tropas no solo para luchar contra los cárteles, sino también para reprimir los movimientos de protesta si estos no son “pacíficos”.