Mexico

Se llamaba Tadeo: el misterio que rodea el hallazgo de un bebé muerto en una cárcel de México

El bebé había sido enterrado en un cementerio de Ciudad de México. Es un misterio cómo terminó dentro del basurero de una cárcel.

Ciudad de México - El hallazgo de un cadáver de un bebé de tres meses en la basura de una cárcel en Puebla, en el centro de México, sigue causando indignación en el país y es un completo misterio cómo terminó allí.

Este sábado se conocieron nuevos detalles del brutal crimen. El cadáver encontrado en la basura del penal San Miguel el pasado 11 de enero coincide con los datos de un infante fallecido en la Ciudad de México.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Se llamaba Tadeo Ayala Peralta y nació el 4 de octubre del 2021. Según sus familiares, murió a los 3 meses en un hospital de Ciudad de México por colapso pulmonar.

Sus restos fueron depositados el 6 de enero en el panteón civil de Iztapalapa, en Ciudad de México, y aún no hay explicaciones de cómo terminó dentro del basurero del penal.

"Vimos que llevaba varios días, vimos los apellidos del bebé Ayala Peralta y nos da una espinita de que fuera el bebé mi tío papá del bebé se dirige al panteón y verifican que no está el cuerpo", dijo un familiar del infante.

La organización Reinserta, que denunció el caso a principios de enero, indicó que la desaparición del menor del cementerio puede estar relacionado con una especie de ritual.

"Todo parece indicar que fue un ritual de santería o algo satánico. Es lo que hemos visto en el sistema penitenciario", dijo Saskia Niño de Rivera, presidenta de Reinserta. "La exhumación, el robo de cuerpos es bastante común, hay bandas que se dedican a eso".

En un principio se creía que el bebé había sido asesinado al interior del penal cuando ingresó en una visita familiar.

Los padres del bebé viajaron desde Ciudad de México a Puebla para identificar los restos de su hijo.

Un interno que trabajaba en los contenedores de material de plástico reciclable, conocido como PET, encontró el cuerpo del bebé desde comienzos de semana cubierto con cal y dentro de una bolsa, pero apenas ahora se revela la información, según la prensa local.

Una de las versiones que investigan las autoridades es que desde el 5 de enero ocurrió la muerte del bebé, según documentos que se hallaron en la bolsa.

Por ello, Reinserta "condenó enérgicamente" a las autoridades penitenciarias de Puebla, incluyendo al gobernador Miguel Barbosa, "por este terrible asesinato y por su incapacidad absoluta de mantener el control de un penal".

Esto porque "pasó por desapercibido el asesinato de este bebé y que un interno del mismo penal fuera quien notificara sobre este hecho al encontrarlo en los contenedores de basura", añadió el comunicado.

Contáctanos