Sonora

En video: así rescataron a una ballena varada en Puerto Peñasco, México

Uniendo esfuerzos y voluntades más de 50 personas salvan a la ballena que quedó entre piedras.

Telemundo

PUERTO PEÑASCO, Sonora - Una verdadera sorpresa se llevaron habitantes de esta comunidad sonorense cuando por la mañana de este miércoles se dieron cuenta de que una ballena de aleta o rorcual común había quedado varada en la playa, entre rocas que le impedían moverse.

Entonces, un hombre solitario inició una tarea que parecía titánica y casi imposible: con una pequeña cubeta llevaba agua de mar a la ballena para mantenerla hidratada.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Pero su esfuerzo, captado en video por decenas de curiosos que viralizaron esa acción de amor a la naturaleza, pronto obtuvo una respuesta al ver que gran número de personas se acercaron a ese lugar para apoyar las tareas de hidratación e intentar salvar a la ballena.

Con ayuda de cubetas y una motobomba para extraer agua, los voluntarios se turnaron en Playa Pitaya para mantener hidratado al animal de aproximadamente 10 metros (32 pies) de largo y cinco toneladas de peso.

Aparentemente, se trataba de una ballena joven que varó en aparente buen estado y cooperó varias horas mientras el grupo de rescatadores hacía lo posible para ayudarla a llegar al mar.

Pobladores y autoridades de esta comunidad de Sonora acudieron a Playa Pitaya a sumarse a los esfuerzos para rescatar al ejemplar que quedó varado por la mañana.

Con ingenio, ese que siempre celebran a los mexicanos, retiraron las piedras y construyeron una especie de canal para esperar, sin dejar de hidratarla, a que subiera la marea y ella sola pudiera girar para regresar al mar.

El plan resultó tal y como lo esperaban las más de 50 personas, entre bomberos, personal de protección animal y habitantes de la zona, que documentaron todo el proceso en videos que compartieron en redes sociales.

De muy diversas maneras, de forma manual y hasta con el apoyo de una motobomba, los rescatistas se las ingeniaron para mantener hidratado al enorme ejemplar.

Al subir la marea, la ballena empezó a hacer su propio esfuerzo por regresar al agua y sus rescatadores la apoyaron con sumo cuidado para empujarla hacia mar adentro, en una escena que resultó conmovedora y feliz.

Hombre, mujeres y niños festejaron en el agua y vieron como se alejaba el enorme ejemplar de la familia Balaenopteridae, considerado el segundo animal más grande del planeta, después de la ballena azul, que puede medir hasta 27 metros (88 pies) de largo.

"Cuando unimos fuerzas, nada es imposible. Gracias a todos los que pusieron de su parte para ayudar a esta ballena a regresar a su hogar. Sigamos trabajando juntos para mejorar el entorno que nos rodea", posteó en Twitter el alcalde de Puerto Peñasco, Kiko Munro.

Contáctanos