DESLAVE EN MÉXICO

Rocas gigantes sepultan varias viviendas en México: hay un muerto y 10 desaparecidos

Las intensas lluvias y el fuerte terremoto de esta semana en Acapulco causaron el deslave de un cerro a las afueras de Ciudad de México.

Telemundo

TLALNEPANTLA, México — Equipos de rescate se preparaban para reanudar el sábado la búsqueda de víctimas tras el desprendimiento de rocas gigantescas en las afueras de la Ciudad de México que cayeron sobre una zona habitacional en la ladera de un cerro, con resultado de al menos una persona muerta y 10 desaparecidas.

Las labores de búsqueda se complican debido al enorme tamaño de las piedras que se vinieron abajo el viernes en la tarde desde una parte alta del cerro del Chiquihuite, la angostura de los caminos que hacen imposible el paso de maquinaria pesada en la zona afectada y el peligro de otro desprendimiento por la inestabilidad del terreno.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, dijo el viernes en la noche que las lluvias y el fuerte terremoto que se registró esta semana cerca de Acapulco posiblemente contribuyeron al desprendimiento de las rocas en el cerro.

El deslave en el Tlalnepantla, Estado de México, tuvo lugar días después de las intensas lluvias que azotaron el centro de México y un sismo de magnitud 7.0 en Acapulco que remeció el martes inmuebles a unos 320 kilómetros de distancia hasta la capital del país.

Los habitantes de la zona afectada se dieron de inmediato a la tarea de cavar en busca de sus vecinos. Formaron largas hileras y se pasaban entre ellos piedras cargables y recipientes de unos 20 litros (5 galones) llenos de escombros para hacerlos a un lado.

Francisca Trejo, de 57 años, que tenía un par de guantes manchados de tierra, descansaba cerca de una pila de escombros. “Se escuchó como cuando un camión descarga piedras pero mucho mucho tiempo”, afirmó en referencia al momento en que ocurrió el alud.

El sismo de 7 de magnitud dejó al menos un muerto. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

Marcelo Israel Sánchez, de 39 años, esperaban en su casa a que las autoridades les indicaran que debían hacer su esposa y tres hijos. No quería dejar su vivienda hasta que la zona estuviera segura, pero también tenía miedo de que hubiera desprendimientos adicionales. Más de 80 viviendas fueron evacuadas en los alrededores por si acaso se desprendieran más piedras de las partes altas del cerro.

“El temblor se sintió fuerte y a lo mejor por eso el deslizamiento de las piedras”, declaró Sánchez.

Las autoridades ordenaron a los socorristas retirarse cuando caía la noche ante el peligro de que cayeran más rocas.

“No queremos que nadie corra riesgo adicional, los geólogos nos han dicho que el desprendimiento está complicado, hemos hecho vuelos con drones y no queremos poner a nadie en riesgo”, dijo Ricardo de la Cruz, subsecretario general de Gobierno del Estado de México.

La prioridad para el sábado sería estabilizar la cuesta y continuar la búsqueda, señaló.

Las probabilidades de encontrar sobrevivientes se desvanecían porque “no hemos detectado nada” a pesar de la utilización de perros adiestrados y equipo especial de búsqueda, señaló De la Cruz.

Contáctanos