A un mes del terremoto, las heridas están abiertas

La devastación y tristeza son perceptibles en amplias zonas de la capital mexicana.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Se cumple un mes desde el terremoto en México

    Familias enteras siguen en la calle y hay cientos de edificios que cotinúan inhabitables.

    (Publicado jueves 19 de octubre de 2017)

    El silencio hacía que la piel se erizara y las piernas temblaran; el dolor podía sentirse en el aire y la tragedia se respiraba en las coronas y las flores que le recordaban al mundo lo que aquí había pasado.

    José Basurto llegó hasta donde estaba el multifamiliar de Tlalpan para recordar a quien más quería en la vida.

    Un mes luego del terremoto, los daños siguen presentes

    Un mes luego del terremoto, los daños siguen presentes

    De acuerdo con cifras oficiales, 369 personas murieron como consecuencia del sismo del 19 de septiembre. Ciudad de México fue la más afectada con 228 víctimas mortales.

    (Publicado jueves 19 de octubre de 2017)

    "Por lo menos tuve la oportunidad de saber dónde está y de que me la entregaran", dice Basurto, quien perdió a su mamá en el terremoto del 19S.

    Ya más tranquilo, pero aún con la nostalgia en su mirada se sumó a la caminata encabezada por un grupo de rescatistas, seguidos por cientos de personas que, tan unidos como aquel 19 de septiembre, rindieron un homenaje a quienes murieron en el sismo.

    Con la misma intención, Erik Ríos visitó el lugar donde todavía están los escombros de un condominio en la Colonia Roma; en silencio observó las flores y bajó la cabeza para que nadie pudiera percibir sus lágrimas.

    La escena se repitió en todos aquellos lugares en donde hace un mes el destino decidió apoderarse de la vida de muchos.

    En el edifico de Álvaro Obregón ya solo hay maquinaria pesada y unos cuantos trabajadores que desde muy temprano recordaron a las 49 personas que murieron cuando el inmueble se desplomó.

    Según un reporte oficial,  el terremoto provocó la muerte de 369 víctimas y dejó sin hogar a 250,000 mexicanos, muchos de los cuales, como doña Laura Martínez, aún viven en la calle.

    "Las primeras semanas fueron muy fuertes porque llegamos y no veíamos nada", dice Martínez.

    Y así, abrazados desde el alma, unos a otros han ayudado a sanar las heridas a quienes lo necesitan, porque el temblor les arrebató mucho pero no se llevó la generosidad y la fuerza.