La alegría del carnaval llega a México

La alegría del carnaval llega a México

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La alegría del carnaval llega a México
    Malova Gobernador / Flickr
    Desde este jueves y durante cinco días, el puerto de Mazatlán, en Sinaloa, se viste de fiesta para celebrar el Carnaval.

    Alegría desbordante, música bulliciosa, baile por las calles y desfiles de carros alegóricos son elementos que se repetirán estos días en muchos países de América Latina cuando empiecen las celebraciones del Carnaval, la fiesta que antecede a la época de Cuaresma.

    México no es la excepción y desde este jueves se abre oficialmente el Carnaval de Mazatlán, que está considerado como el tercero en importancia en el mundo.

    Ese puerto sinaloense, en el occidente de México, que se ve paralizado por los festejos a todo lo largo de la zona costera, como ocurre en el célebre Carnaval de Río de Janeiro, el más icónico de los que se realizan en el mundo.

    El Carnaval de Mazatlán cumple 117 y, fiel a la costumbre, los habitantes de “La Perla del Pacífico” y miles de visitantes durante cinco días se darán permiso para disfrutar al máximo de la fiesta que debe terminar antes del siguiente miércoles cuando oficialmente inicia la Cuaresma.

    Otro de los carnavales de mayor tradición en México se realiza en Veracruz, estado que tiene fama por la alegría y entusiasmo de sus habitantes, quienes no necesitan mayor pretexto para mostrarlos.

    Como en todos los carnavales en el mundo, en estas fiestas hay cierta permisividad y descontrol, características que han conservado desde que eran unas fiestas paganas, iniciadas en la antigua Sumeria hace más de 5 mil años.

    [Tema relacionado: Capirotada, una delicia de Cuaresma]

    Los etnólogos han encontrado en el carnaval elementos supervivientes de antiguas fiestas y culturas, como la fiesta de invierno (Saturnalia), las celebraciones dionisíacas griegas y romanas (Bacanales), las fiestas andinas prehispánicas y las culturas afroamericanas.

    De hecho, en las fiestas de carnestolendas se acostumbraba que los participantes acudieran con máscaras que ocultaran su identidad, ya que una de sus principales características de la noche de carnaval era que “todo se vale”.

    Con la presencia del cristianismo en el mundo, el llamado Martes de Carnaval se conservó previo al Miércoles de Ceniza, que marca el inicio de la Cuaresma, la época de 40 días que en teoría están destinados a la preparación espiritual para vivir la Semana Santa.