COVID-19 en la Casa Blanca

Vacunas de Pfizer y Moderna contra variante Delta

El riesgo de infectarse con la variante Delta del COVID-19 tras la vacunación podría ser hasta un 60% menor para quienes recibieron la vacuna de Moderna en comparación con los vacunados con la de Pfizer.

Telemundo

El riesgo de infectarse con la variante Delta del COVID-19 tras la vacunación podría ser hasta un 60% menor para quienes recibieron la vacuna de Moderna en comparación con los vacunados con la de Pfizer, según realizado en Florida por la clínica Mayo, y que aún no ha sido revisado por expertos independientes.

Pero hoy, médicos advierten que todas las vacunas ofrecen una protección común.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

"Cabe aclarar que las vacunas están diseñadas para protegernos de una enfermedad severa, terminar intubados o fallecer", dice la Dra Dadilia Garcés.

Y agrega: "Esto no quiere decir que yo me vacuno y ya no me voy a infectar ,o no me voy a contagiar,o no voy a contagiar a otros".

Las vacunas de Pfizer y Moderna tienen en común que utilizan parte del código genético del coronavirus, que las células de nuestro cuerpo usan para formar las espigas de la corona del virus, ante lo cual nuestro sistema inmunitario crea una respuesta que nos ayuda a defendernos del virus, para así neutralizarlo y evitar una enfermedad severa.

"Aquí lo importante es que tenemos que vacunar a más personas para no crear más variantes. En la medida en que las personas estén sin vacunar, vamos a crear más variantes y riesgo para la población", dice Garcés.

En tanto, hoy el CDC ha recomendado la vacunación a las embarazadas, después de que se ha concluido de que no hay evidencias de que la vacuna pueda provocar pérdida del embarazo o nacimientos prematuros.

"Me parece excelente.Ya la Sociedad Americana de Ginecobstetricia había recomendado que las mujeres embarazadas se vacunaran. Eso tiene una doble ventaja. Uno, porque protege a la mamá, y dos, le puede producir, y de hecho se ha visto que hay bebés que nacen de mamás con vacunas o que han padecido COVID y tienen lo que se llama una inmunidad pasiva. Es decir, que el bebé va a tener anticuerpos de la mamá y lo va a proteger del COVID hasta que realmente pueda adquirir su vacuna, por lo menos por seis meses", dice Garcés..

Contáctanos