EEUU

Si te lo perdiste, lo más visto de la semana

Las verdades hasta ahora desconocidas que revelaron las investigaciones del ataque al Capitolio. Y rompe el silencio el jefe de policía escolar de Uvalde criticado por su respuesta al tiroteo.

Vista de la Escuela Primaria Robb y arriba a la derecha, el jefe de la policía escolar, Pete Arredondo.

Estas son algunas de las historias más vistas de esta semana en Telemundo51.com:

ROMPE EL SILENCIO JEFE DE POLICÍA ESCOLAR DE UVALDE TRAS CRÍTICAS POR RESPUESTA TARDÍA AL TIRADOR

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El jefe de la policía escolar de Texas, que fue criticado por su actuación en uno de los tiroteos escolares más letales en la historia de Estados Unidos, dijo en sus primeras declaraciones a la prensa que no se consideró la persona al mando durante la masacre y que asumió que alguien más había tomado el control de la repuesta de las fuerzas de seguridad. Pete Arredondo señaló que antes de entrar a la primaria Robb dejó atrás, de forma intencionada, las radios policiales y del campus.

La mala comunicación por radio es una de las preocupaciones que se han planteado acerca de la respuesta policial a la masacre del 24 de mayo, así como el motivo por el que se esperó más de una hora para confrontar al agresor, mientras los padres que esperaban en el exterior e instaban a los agentes a entrar. Como resultado un pistolero de 18 años mató a 19 estudiantes y dos maestras tras la puerta de un aula cerrada con llave que, según el responsable policial, estaba reforzada con acero y no se podía derribar a patadas.

Las acciones de Arredondo han sido sometidas a un escrutinio cada vez más intenso por parte de funcionarios estatales y de expertos en la respuesta a tiroteos masivos. “Lo único que era importante para mí en este momento era salvar a tantos maestros y niños como fuera posible”, dijo Pete Arredondo. “Mi idea era llegar lo más rápido posible, eliminar cualquier amenaza y proteger a los estudiantes y al personal ... Cada vez que probaba una llave me ponía a rezar”.

En su primera declaración sobre la masacre, Pete Arredondo afirmó que no tenía su radio policial en el momento en que el pistolero asesinaba a 21 personas en un salón de clases.

Pete Arredondo contó que, desde el pasillo de la escuela, utilizó su celular para pedir equipos tácticos, un francotirador y las llaves para entrar al aula. Durante 40 minutos se mantuvo alejado de la puerta para evitar causar más disparos y que probó, una a una y sin éxito, las docenas de llaves que le llevaron.

“Respondimos a la información que teníamos y tuvimos que adaptarnos a lo que fuera que enfrentáramos. Nuestro objetivo era salvar tantas vidas como pudiéramos, y la extracción de los estudiantes de las aulas por parte de todos los involucrados salvó a más de 500 de nuestros estudiantes y maestros de Uvalde antes de que obtuviéramos acceso al tirador y elimináramos la amenaza”, agregó.

La juramentación de Pete Arredondo ocurrió el martes, sin una ceremonia, mientras comenzaban los servicios fúnebres de algunas víctimas de la balacera escolar.

The New York Times hizo público documentos que muestran que la policía aguardó la llegada de los equipos de protección y demoró su entrada al campus, incluso después de percatarse de que algunas de las víctimas necesitaban atención médica. Miah Cerrillo, quien sobrevivió al tiroteo de Uvalde cubriéndose de sangre el cuerpo, relató ante el Congreso los momentos de terror dentro de su salón de clases.

En el momento en que cuatro de los agentes entraron, en el lugar había ya más de 60 efectivos, de acuerdo con el reporte. En las dos aulas donde hubo disparos había 33 niños y tres docentes. No todas las víctimas fueron encontradas sin vida cuando los agentes accedieron al centro: una maestra murió en una ambulancia y tres niños fallecieron en hospitales.

TIRÓ CADÁVERES DE ADOLESCENTES A UN POZO ES SENTENCIADO A DOS CADENAS PERPETUAS

Jerrod Baum fue sentenciado a dos cadenas perpetuas sin libertad condicional por el asesinato de dos adolescentes de cuyos cuerpos se deshizo tirándolos a un pozo en la ciudad de Eureka en 2017.

Baum fue declarado culpable de homicidio agravado, secuestro agravado y abuso de profanación de los cuerpos de cada una de las víctimas. Brelynne “Breezy” Otteson, de 17 años, y Riley Powell, de 18, desaparecieron días después de Navidad, y sus cuerpos atados y apuñalados fueron encontrados meses después en el desierto al oeste de Utah, a 100 pies de profundidad en el pozo de una mina abandonada.

Baum fue hallado culpable de dos cargos de homicidio agravado, dos cargos de secuestro agravado, obstrucción a la justicia y dos cargos de abuso del cuerpo humano.

Los fiscales dijeron que la pareja fue asesinada después de reunirse con una amiga, Morgan Lewis, el 30 de diciembre en su casa en Eureka, un antiguo pueblo minero. Lewis le dijo a la policía que su novio ató a Otteson y Powell, les puso cinta adhesiva en la boca y los tiró en la parte trasera de su Jeep.

Luego los llevó al sitio de una mina abandonada en las afueras de la ciudad. Allí, golpeó y apuñaló a Powell antes de degollar a Ottenson y luego los arrojó al pozo.

CINCO VERDADES QUE REVELARON LAS INVESTIGACIONES DEL CONGRESO AL ASALTO AL CAPITOLIO

El comité legislativo que investiga el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021 reveló varios hallazgos sobre cómo el expresidente Donald Trump estuvo en el "centro" de este intento de golpe de estado y apuntó a la posibilidad de que el grupo de ultraderecha Proud Boys hubiera planeado el ataque con antelación.

El comité llegó a estas conclusiones tras haber entrevistado a más de 1,000 testigos y revisado más de 140,000 documentos. Como resultado aparecen cinco revelaciones que el comité que investiga el asalto al Capitolio reveló en la primera de seis audiencias públicas.

El comité inició una serie de reveladoras audiencias sobre lo ocurrido el 6 de enero. 

TRUMP ESTABA EN EL "CENTRO"

En la primera audiencia pública de la comisión investigadora, su presidente, Bennie Thompson, no dudó en apuntar a Trump como responsable y dijo que el republicano estaba en el "centro" de la "conspiración", ya que animó a sus seguidores a tomar el icónico edificio.

Asimismo, dijo que lo que ocurrió fue un "intento de golpe de Estado" y una "conspiración de varios pasos" para hacer que el expresidente permaneciera en el poder. Para hacer estas acusaciones, se respaldó en el testimonio en video del fiscal general de Trump, su hija Ivanka y otros aliados que apuntaban que el entonces mandatario quería fomentar una reacción violenta bajo el falso pretexto de fraude electoral.

LA ULTRADERECHA

Otra de las conclusiones a las que llegó el comité, integrado por siete demócratas y dos republicanos, es que el grupo ultraderechista Proud Boys estuvo detrás del ataque al Congreso y, antes del asalto, entre 250 y 300 de sus miembros acudieron a examinar la sede parlamentaria.

Las declaraciones del cineasta británico Nick Quested, quien capturó con su cámara las actividades de los Proud Boys en las semanas previas al ataque y ese mismo día, fueron claves para llegar a esa conclusión. Quested explicó que el 6 de enero "un par de cientos" de miembros de ese grupo ultraderechista estuvieron dando vueltas en las cercanías a la sede parlamentaria.

En paralelo a la investigación política, la Justicia anunció un nuevo cargo por sedición contra Enrique Tarrio, presidente del grupo de extrema derecha y a otros cuatro de sus miembros. Otras organizaciones extremistas que están siendo investigadas son: los Three Percenters, los First Amendment Praetorians y los Aryan Nations.

FUE PENCE Y NO TRUMP QUIEN ALERTÓ A LA GUARDIA NACIONAL

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de EEUU, Mark Milley, estuvo entre las más de 1,000 personas que el comité entrevistó durante para averiguar qué pasó. En un video, el que sigue siendo el oficial militar de mayor rango del país, decía que fue el entonces vicepresidente Mike Pence, quien ordenó a las tropas de la Guardia Nacional que respondieran al ataque.

Milley dijo que el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, ese día le dijo que no se debía dejar ver que el vicepresidente estaba tomando el control y que la narrativa tenía que ser que Trump "todavía estaba a cargo". La información oficial, que la Casa Blanca había dado en su momento, era que quien dio el mandato a la Guardia Nacional de intervenir fue Trump y no Pence, que estaba dentro del Capitolio y era quien debía certificar el traspaso de poder.

UNA "ZONA DE GUERRA"

La audiencia revivió lo violento que fue el asalto mediante la publicación de un escalofriante video, en el que se podía ver algunos de los actos más salvajes de la turba de seguidores del expresidente y con declaraciones de supervivientes. La agente de la Policía del Capitolio Caroline Edwards, una de las primeras oficiales heridas por los manifestantes, describió la toma como una "zona de guerra" en la que "se resbalaba en la sangre de la gente".

"Nunca en mi sueño más loco pensé que como oficial de policía, como oficial de la ley, que me encontraría en medio de una batalla", dijo Edwards, quien pese a haber sufrido una lesión cerebral el 6 de enero, siguió patrullando los alrededores de la sede parlamentaria evitando que muchos manifestantes entraran. En su declaración dijo que ella no estaba "entrenada para el combate", pero que ese día se tuvo que enfrentar a horas de "combate cuerpo a cuerpo".

FOX Y EL "CIRCO"

Las transmisiones del comité legislativo que se celebraron en horario de máxima audiencia, fueron retransmitida en directo por todas las cadenas de EEUU con la excepción de la conservadora Fox. Por su parte, la directora de comunicaciones del Comité Nacional Republicano, Danielle Álvarez, consideró en un comunicado que los estadounidenses quieren que el Congreso se centre en "crisis más apremiantes", entre las que citó los precios récord de la gasolina o la inflación, y "no en un circo político".

Contáctanos