EEUU

Si te lo perdiste, lo más visto de la semana

Reo con condena de 130 años de cárcel asesina a empleada de la prisión y termina ejecutado. Alertan sobre las complicaciones de recibir implantes de seno.

SHUTTERSTOCK

Estas son algunas de las historias más vistas de esta semana en Telemundo51.com:

CUMPLÍA 130 AÑOS DE CÁRCEL CUANDO ASESINÓ A UNA EMPLEADA DE PRISIÓN Y TERMINÓ EJECUTADO

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El estado de Oklahoma ejecutó a John Marion Grant, un preso que fue condenado a muerte por asesinar en 1998 a una trabajadora de la cárcel en la que cumplía una larga pena por varios robos. Oklahoma, uno de los estados con más ejecuciones y más condenados a muerte del país, no mataba a un preso desde enero de 2015, después de que fiascos en varias de sus ejecuciones forzasen una suspensión.

Al afroamericano de 60 años, lo declararon muerto tras recibir un cóctel letal de fármacos en la Penitenciaria Estatal de Oklahoma. Grant cumplía una pena de 130 años de cárcel por varios robos a mano armada cuando asesinó a Gay Carter, una empleada de la cafetería de la prisión, en la que él también había trabajado.

Según el testimonio de periodistas que presenciaron la ejecución, Grant vomitó y tuvo diversas convulsiones después de que se le administrara el primero de los tres fármacos del cóctel.

Testigos declararon que Grant llevó a Carter hasta un armario que se utilizaba para almacenar utensilios de limpieza y la apuñaló 16 veces con un arma punzante casera. El reo fue condenado a muerte en 1999, un año después.

La de Grant fue la primera de las siete ejecuciones programadas en Oklahoma entre este jueves y marzo de 2022. Grant es el noveno preso ejecutado este año en Estados Unidos. Desde que la Corte Suprema restituyó la pena de muerte en 1976, 1,538 reos han sido ejecutados en el país, 113 de ellos en Oklahoma.

MODELO POSA FRENTE AL ATAÚD ABIERTO DE SU PADRE Y PROVOCA OLA DE RECCIONES NEGATIVAS

Una influencer y modelo de Florida se defendió luego de que la criticaran fuertemente en las redes sociales por compartir fotos donde se le ve posando frente al ataúd abierto de su padre. En las fotos, a Jayne Rivera, de 20 años, se le ve con un vestido tipo blazer de color negro que destaca por su sensualidad debido a la carencia de una manga y su estilo ajustado. Justo detrás se ve el ataúd de su padre adornado con una bandera estadounidense. 

En una de las imágenes se ve a Rivera posando con las manos en forma de oración y rezo. La modelo de Florida dijo en una entrevista a nuestra cadena hermana NBC News que ella "entendió la recepción negativa", pero aclaró que las fotos fueron tomadas "con las mejores intenciones de una manera que mi padre habría aprobado si hubiera estado vivo".

Precisó que puso las fotos en Instagram el mismo día en que fueron tomadas, el pasado domingo, a más de una semana de la muerte de su padre el 11 de octubre, y que todavía "respalda" lo que publicó. Si bien muchos denunciaron su decisión de compartir fotos tan personales en las redes sociales, para otros las protestas fueron tan insensibles como la publicación en sí misma.

Luego de la ola de violentas reacciones y críticas la cuenta de Jayne Rivera en Instagram no se encuentra activa, en ella había escrito junto a las fotos de su padre: “Mariposa vuela lejos. Descansa en paz Papi, eras mi mejor amigo. Una vida bien vivida”, precisaba la publicación. En cambio su cuenta de TikTok, donde acumula más de 300,000 seguidores, aún está activa.

ADVIERTEN SOBRE LAS COMPLICACIONES DE RECIBIR IMPLANTES DE SENOS

Los reguladores de salud de EEUU hicieron fuertes advertencias sobre los implantes mamarios, incluido un nuevo requisito de que las personas reciban información detallada sobre sus posibles riesgos y complicaciones antes de recibirlos. La Administración de Alimentos y Medicamentos, (FDA, por sus siglas en inglés), anunció nuevas regulaciones dirigidas a los fabricantes de implantes.

El procedimiento quirúrgico cosmético más común en EEUU es el aumento de senos. Aproximadamente 400,000 personas reciben implantes cada año, 100,000 de ellos después de una cirugía por cáncer. La FDA había propuesto originalmente las reglas como medidas voluntarias en 2019, pero ya las convirtió en requisitos legales.

En los últimos años, la FDA y los reguladores de todo el mundo se han enfrentado a un vínculo entre un cáncer poco común y un tipo de implante.

En el cambio más grande, los cirujanos plásticos y profesionales de la salud que trabajan con implantes deben proporcionar a sus pacientes una lista que detalle los posibles efectos secundarios, como cicatrices, dolor, ruptura e incluso una forma rara de cáncer. La lista de verificación también explica que los implantes mamarios a menudo requieren cirugías repetidas y no deben considerarse dispositivos de por vida. Los médicos deben firmar el documento y confirmar que el destinatario lo revisó antes de la cirugía. Las empresas que venden implantes a médicos que no cumplan podrían enfrentar multas y otras sanciones por parte de los reguladores.

En los últimos años, la FDA y los reguladores de todo el mundo se han enfrentado a un vínculo entre un cáncer poco común y un tipo de implante texturizado. Eso se suma a un problema separado que involucra a decenas de miles de personas que culpan a sus implantes de una serie de otros problemas de salud, incluida la artritis reumatoide, la fatiga crónica y el dolor muscular. Los dispositivos tienen una cubierta exterior de silicona y están llenos de solución salina o silicona.

Contáctanos