síndrome de La Habana

Senadores de EEUU piden compensación para víctimas del síndrome de La Habana

"Ha habido más de 130 casos en total entre el personal estadounidense", manifestó el senador Marco Rubio que las dolencias han incluido mareos, problemas visuales, vértigo y dificultades cognitivas. 

posible-cierre-embajada-eeuu-cuba

Senadores de Estados Unidos presentaron un proyecto de ley encaminado a indemnizar a funcionarios estadounidenses que han padecido el misterioso "Síndrome de La Habana", como se conocen las lesiones cerebrales por probables ataques de microondas, reportadas por primera vez en 2016 en Cuba. 

El cubanoamericano Marco Rubio, uno de los impulsores de la medida junto con otros 15 senadores de ambos partidos, señaló que la idea es ofrecer ayuda médica y una compensación adicional para las personas lesionadas. 

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El republicano recordó que el "Síndrome de La Habana" se refiere a una enfermedad que apareció a partir de 2016 entre más de 40 empleados de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. 

Desde entonces, al menos una docena de diplomáticos y oficiales de inteligencia estadounidenses en el Consulado de Estados Unidos en la ciudad de Guangzhou en China sufrieron síntomas "consistentes con los efectos de la energía de radiofrecuencia dirigida". 

"Ha habido más de 130 casos en total entre el personal estadounidense, incluidos casos en suelo estadounidense", manifestó Rubio, quien citó versiones de medios. 

"Es inaceptable que los servidores públicos estadounidenses y sus familias hayan sufrido solos durante años con estas misteriosas lesiones cerebrales, sin total transparencia o garantía de tratamiento", aseguró la senadora demócrata Jeanne Shaheen, otra de las promotoras de la medida. 

Es el llamado síndrome de La Habana que afectó a diplomáticos de EEUU en Cuba, y ahora se presenta en Miami y Washington.

Shaheen instó al Gobierno a "llegar al fondo" del asunto para determinar la fuente de estos ataques. Las dolencias han incluido mareos, acúfeno (tinnitus), problemas visuales, vértigo y dificultades cognitivas. 

Marco Rubio indicó que los afectados trabajan principalmente para el Departamento de Estado o la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y que "muchos" funcionarios afectados continúan sufriendo problemas de salud años después. 

"La idea es ayudar adecuadamente al personal estadounidense que ha soportado estos ataques mientras prestaba servicios a nuestra nación", apuntó Rubio, quien añadió. "No hay duda de que las víctimas del Síndrome de La Habana, que han sufrido lesiones cerebrales, deben recibir una atención e indemnización adecuadas". 

Una agencia de inteligencia rusa podría estar detrás de las ataques sónicos que dejaron a decenas de estadounidenses con problemas acústicos y que hasta el momento no se ha podido revelar la causa de la misteriosa agresión. Por su parte, el gobierno de Cuba no se responsabiliza con lo ocurrido en La Habana que también afectó a canadienses.

La Ley de Ayuda a las Víctimas Estadounidenses Afligidas por Ataques Neurológicos (HAVANA, por sus siglas en inglés) autorizaría una compensación adicional para las personas lesionadas. 

"Las heridas que han sufrido muchas víctimas del Síndrome de La Habana son importantes y les cambian la vida", dijo la senadora republicana Susan Collins. "Para empeorar las cosas, algunas de las víctimas no recibieron el apoyo financiero y médico que deberían haber esperado de su Gobierno cuando informaron por primera vez de sus lesiones". 

La senadora urgió "un enfoque de todo el Gobierno para identificar al adversario que está apuntando al personal estadounidense".

Contáctanos