migracion

Representantes de Cuba y EEUU se reúnen en Washington para hablar sobre migración

Es previsible que la negociación incluya cerrar la ventana migratoria de Managua a cambio de las 20000 visas anuales de EEUU para cubanos.

Telemundo

El Departamento de Estado resumió esta tarde las conversaciones entre EE. UU. y Cuba, así: La meta de las conversaciones facilitar un amigración segura y ordenada entre los dos países”.

 Previamente, se había adelantado que entre los puntos estarían la reunificación familiar de cubanos, las tácticas para detener la migración irregular, las rutas de la migración irregular en países vecinos, el retorno y repatriación de ciudadanos y la operación de la embajada de EE.UU. en La Habana, entre otros.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Lo que la historia demuestra es que los acuerdos migratorios más sustanciales entre el régimen y EE. UU. Han ocurrido luego de los mayores éxodos.

En el 2022 hablamos del éxodo vía managua que ha traído a casi 79000 cubanos a la frontera sur de EE. UU. en apenas seis meses. Esos, entre 1,2 millones de todas las nacionalidades en lo que va de año fiscal.

Es previsible que la negociación incluya cerrar la ventana migratoria de Managua a cambio de las 20000 visas anuales de EEUU para cubanos. Más allá de eso, el terreno se complica entre interrogantes y escepticismo.

Desde La Habana, en entrevista, la vicecanciller cubana Josefina Vidal, viceministra de relaciones exteriores de Cuba, dijo: "No vemos ninguna justificación para no tramitar todas las visas para migrantes cubanos en La Habana”.

Así Vidal confirmó el primero de los puntos anticipados del nuevo diálogo migratorio entre EEUU y Cuba: “Nuestro llamado es a cumplir los acuerdos que los dos firmamos”.

La funcionaria se refiere también a la cuota especial anual de 20,000 visas para migrantes cubanos, un acuerdo en pausa desde 2018.

Alejandro Mayorkas, secretario de seguridad nacional de EEUU, de visita en Panamá, confirmó que Estados Unidos está explorando reanudar esos acuerdos como compromiso de una migración legal, segura y ordenada.

Sobre el diálogo, todo parece indicar que la funcionaria Emily Mendrala encabezará la delegación norteamericana y que Carlos Fernández de Cossío lo hará por Cuba.

“Esto es exactamente lo que el régimen quería crear: una crisis migratoria cubana para que entonces el gobierno de EEUU tuviera que responderle”, dijo Marco Rubio.

“¿Por qué la administración del presidente Biden tiene que hacer en silencio algo que puede compartir con el congreso y decirnos qué va a negociar con los cubanos?”, dijo María Elvira Salazar.

El analista Sebastián Arcos considera que Washington no concederá demandas más allá del tema migratorio, suficientemente complejo con más de 40,000 cubanos deportables rechazados por La Habana y un flujo creciente de miles llegando a la frontera sur.

“Lo más probable es que terminen con una concesión en términos del acuerdo migratorio del 95, que por otra parte es la única carta que tiene EEUU”, dice Arcos.

“Nicaragua puede rápidamente decir que se dieron cuenta de que tienen un problema con la entrada indiscriminada sin visa y reimponer una visa que incluya una cuota”, dice Arcos.

Miles de cubanos transitan a través de Centroamérica hacia la frontera sur de EEUU. Y otros miles, en la isla, se aferran a costosos planes de escape a través de Nicaragua. Todos temen que el resultado de esa reunión en Washington cambie sus planes.

Contáctanos