protesta

Exiliados cubanos protestan por la compra de Radio Mambí y WQBA

Las transacciones pudieran demorar hasta un año, ya que tienen que ser aprobadas por la Comisión Federal de Comunicaciones, pero la venta de dos emisoras en Miami ya ha provocado protestas.

Telemundo

Una nueva empresa de comunicaciones latina esta comprando 18 emisoras radiales en 10 ciudades de Estados Unidos. Las transacciones pudieran demorar hasta un año, ya que tienen que ser aprobadas por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), pero la venta de dos emisoras en Miami ya han provocado protestas.

La junta de directores de esta empresa es diversa, e incluye a la actriz Eva Longoria y a los cubanoamericanos Eduardo Padrón, expresidente de Miami Dade College, y Al Cárdenas, quien llegó a encabezar el Partido Republicano en la Florida, pero varios grupos de exiliados cubanos dicen que temen ser silenciados.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El motivo de esta protesta frente a las emisoras Radio Mami y WQBA es la compra de las emisoras por una nueva empresa creada por dos emprendedoras latinas vinculadas al Partido Demócrata.

Stephanie Valencia trabajó en la Casa Blanca de Barack Obama, como asistente especial del presidente y subdirectora principal de participación pública, mientras que Jess Morales Rocketto fue la directora de participación cívica de National Domestic Workers Aliance y activista de los programas “Obama for America” y “Hillary for America”.

La nueva compañía de medio cuenta con más de 80 millones de dólares en capital y el respaldo de varios inversionistas, incluyendo al multimillonario George Soros.

Hoy en conferencia de prensa en el centro de la Brigada 2506, los grupos que forman la Asamblea de la Resistencia Cubana expresaron su oposición al proyecto junto a algunos líderes republicanos.

Jeanette Núñez, vicegobernadora de la Florida, dijo que “George Soros quiere silenciar a los cubanos porque que como pueden ganar en las urnas”.

Esteban Bovo, alcalde de Hialeah, aseguró que “hay una movida en mi opinión de la izquierda de callar las voces cubanoamericanas, el cubanoamericano ha sido un estorbo para el Partido Demócrata”.

Los exiliados apuntaron a la importancia de la WQBA y Radio Mambi para la historia del exilio cubano.

Irina Vilarino, empresaria cubanoamericana, dijo que “esta estación ha sido la piedra  angular que unió nuestra comunidad. Nos regresó la voz que nos había quitado el comunismo y el régimen castrista”.

En una declaración desde Los Angeles las dueñas de Latino Media Network (LMN) reconocen este legado.

"Uno de los principios fundamentales de LMN es nuestro compromiso con la libertad en todos los sentidos, un ideal que es preciado por muchas comunidades de Miami, sean cubanos, colombianos, haitianos, nicaragüenses u otros.

“Las estaciones que hemos adquirido en Miami han sido instituciones en la comunidad cubana durante décadas y la libertad de Cuba es uno de sus estandartes principales. Creemos vehementemente en esa misión, y nos mantendremos fieles a ese espíritu de libertad que las ha guiado durante décadas”.

Los que las apoyan enfatizan el intercambio de ideas.

JC Planas, abogado cubanoamericano, dice que “en la libertad necesitamos todos los puntos de vista políticos, lo que no podemos tener es desinformación, cosas que no son correctas, pero nadie tiene el derecho de dar datos que son incorrectos o promover desinformación porque eso daña a las personas”.

Preguntamos porque no hubo reacción ante la posible venta de Radio Caracol y la cancelación de algunos programas con voces demócratas.

El Dr. Orlando Gutiérrez, de la Asamblea de la Resistencia, dice que “en el caso de Caracol no hay contenido ideológico tan fuerte como hay en este caso este de esta transacción con Radio Mambí y WQBA”.

La Asamblea de la Resistencia estará enviando una carta de preocupación a la FCC en las próximas 48 horas, carta que están escribiendo sus abogados. Ellos dicen que es un paso para intentar que la FCC no apruebe la compra.

Contáctanos