orca Lolita

Piden liberación de la orca Lolita, tras medio siglo encerrada en acuario de Miami

Lolita no ha tenido contacto con ningún otro miembro de su especie desde 1980 y vive en un tanque de sesenta pies de longitud violando la Ley de Bienestar de Animales, que obliga a que al menos tengan 80 pies de largo.

Docenas de personas se manifestaron este sábado en Miami para pedir la liberación de la orca Lolita y su traslado desde un acuario privado de la ciudad a un santuario marino, cuando se cumple medio siglo de su captura. 

El animal, que fue capturado en 1970 frente a la costa del estado de Washington, está encerrado en "uno de los tanques para orcas más pequeño del mundo". 

"Lolita ha sufrido durante más de medio siglo en el tanque de orcas más pequeño de todo el mundo y le estamos pidiendo al acuario de Miami que trasladen a Lolita a un santuario costero", dijo uno de los organizadores de la protesta, el puertorriqueño José Rodríguez. 

La organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) lleva décadas luchando por liberar a la orca y recientemente pidió mediante una carta a la fiscal general de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, que investigara al Seaquarium de Miami por maltrato animal, una petición a la que todavía la fiscal no ha respondido. 

Los activistas instaron a la población a que "haga su parte y que nunca vaya a parque marinos en los que haya animales en cautiverio". Con proclamas como "liberad a Lolita" o "Medio siglo de tristeza" manifestantes insistieron en que "los animales deben estar en la naturaleza". 

"Realmente debemos educar a las personas de lo que está sucediendo y tomar un poco de conciencia porque los animales no son nuestros. Nosotros no podemos obligar a ningún animal a entretenernos y ellos deberían estar libres", argumentó la venezolana Natasha Araos. 

Durante la protesta se exhibió una pecera de plástico en la que había una pequeña orca encerrada y uno de los manifestantes se vistió de presidiario para simbolizar el encierro con unas cadenas. 

En la naturaleza las orcas suelen nadar cien millas diarias y sumergirse a decenas de metros de profundidad, sin embargo, Lolita tan solo cuenta con un tanque de unos sesenta pies de longitud que este está dividido en dos piscinas con una principal de 35 pies.

Defensores de los animales aseguran que "Lolita no puede hacer nada salvo flotar sin energía y nadar en círculos durante todo el día". Los activistas reclaman que este tanque no cumple siquiera con las medidas que dicta la Ley de Bienestar de Animales, que obliga a que al menos tengan 80 pies de largo, el doble de la longitud de una orca adulta. 

Lolita no ha tenido contacto con ningún otro miembro de su especie desde la muerte de Hugo con el que convivía y que falleció en 1980 en el acuario de la ciudad.

Contáctanos