trafico sexual

Pareja de Hialeah enfrenta cargos de tráfico humano y explotación sexual

Una investigación de abuso de menores resultó en el arresto de una pareja que ahora enfrenta cargos de tráfico humano para fines de comercio.

Telemundo

Una investigación de abuso de menores resultó en el arresto de una pareja que ahora enfrenta cargos de tráfico humano para fines de comercio. La victima sería una menor de 16 años y el incidente habría ocurrido el año pasado. Supuestamente, la menor estaba drogada cuando se grabó el vídeo.

Cargos de tráfico humano, entre otros, es lo que enfrentan Julieta María Vado, de 23 años, y su novio, Roberto Vicente Cuesta, de 27, quienes se presentaron esta mañana en corte de fianza. La pareja con domicilio registrado en Hialeah fue detenida ayer por supuestamente grabar vídeos pornográficos de una menor de 16 años en abril del año pasado.

Kathy Fernández Rundle, fiscal estatal, dijo:

“Ellos producen pornografía que venden a través de su cuenta en la página web Only fans, es un website donde se vende pornografía casera a usuarios por todo el mundo”.

Según el reporte de la policía, fue la empleada de una clínica quien reconoció a la menor en las redes sociales de los acusados donde aparentemente promocionaron el vídeo para venderlo.

“Ella reconoció que una niña de 16 años de Hialeah quien estaba ingresando a la clínica era la misma explotada en un vídeo en las redes sociales”, dijo Fernández Rundle.

Armando Guzmán, jefe de policía de Miami Springs, aseguró:

“Estaba recibiendo terapia en el Citrus Health y de allí la trabajadora social la reconoció y lo reportó”.

La policía de Hialeah estaba al frente de esta investigación. Segun el informe, el vídeo muestra a la víctima y al acusado, cuyos antecedentes lo vinculan a otro caso anterior en un hotel de Miami Springs.

“Había varias actividades ocurriendo en el hotel que comenzó nuestra investigación relacionada a la niña menor de 16 años”, dijo Guzmán.

El hotel Runway inn hoy está cerrado. Paul Pfeffer dice ser el dueño y hoy nos dijo que es su negocio de toda la vida. Él y un par de empleados alegan que ignoraban la actividad ilícita.

“Los adultos se registran y luego traen menores por la puerta trasera”, dicen.

Elizabeth Fernández, empleada de hotel Runway inn, dice:

“Nosotros seguimos las reglas pedimos identificación, que sean mayor de edad lo que una persona haga dentro de esa habitación es imposible saber”.

La pareja está tras las rejas sin derecho a fianza. Supuestamente habían generado unos 6 mil dólares a través de la página donde vendían las imágenes. La fiscalía reveló que dieron a conocer este caso para crear conciencia de este tipo de esclavitud moderna en nuestra comunidad.

Contáctanos