migrantes

Niñas migrantes halladas en la frontera se reencuentran con su tía

Tomó 20 días reunir a las niñas, encontradas solas cerca de la frontera con México, con su tía que vive en West Palm Beach. 

Telemundo

Luego de que el caso se convirtiera en noticia nacional, ocurrió la reunión de las dos hermanitas encontradas solas cerca de la frontera con México, el pasado 9 de mayo, con su tía Yolanda, en el aeropuerto Internacional de Palm Beach. 

“Estoy muy contenta; ya no tengo palabras que decir, que estoy muy feliz, estoy muy feliz, que al final ya las tengo conmigo y a empezar una nueva vida”, dijo Yolanda, la tía de las niñas.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Desde que fueron encontradas las hermanitas, una de 6 años y, la otra, de 11 meses, permanecieron en un centro de detención para menores en Texas.

Su tía Yolanda contó que su hermana salió de Guatemala, en febrero, rumbo a México con sus dos hijas. Allí fueron secuestradas por policías, pero tras pagar un recate procedieron a cruzar la frontera hasta que fueron encontradas el pasado 9 de mayo.  

El Centro Maya Guatemalteco de Lake Worth fue de gran ayuda para lograr la reunificación y la comunidad local también puso de su parte. 

Mariana Blanco, directora adjunta del Centro Maya Guatemalteco, dijo que “son cositas que uno no piensa, tener suficiente dinero para pagar un viaje o un Uber de tal lugar a tal lugar, saber cómo navegar el proceso de las huellas digitales hasta hacerle una cita de las huellas digitales. Con la ayuda de la comunidad simplemente tuvimos que decir esto es lo que necesitamos, la cunita, y necesita ropa lo pusimos. Y una cantidad de gente nos dijo yo le compro la cuna, yo le compro las sábanas, yo le compro ropita, yo le compro pañales”.

Todo esto es necesario para demostrarle a la oficina federal de refugiados que las niñas cuentan con lo indispensable para ser reunidas con un familiar. Pero una vez ya en West Palm Beach, la ayuda va a seguir siendo necesaria. 

“Vamos a ayudar a matricular a las niñas en la escuela también; hemos dicho a la tía que cualquier otra cosa que ella necesite como no van a tener propios documentos para recibir asistencia del gobierno; van a necesitar ayuda también con comida o asistencia financiera”, advierte Blanco.

A partir de este momento comienza para estas niñas una nueva vida llena de oportunidades que no pudieron encontrar en su país de origen. En cuanto a la madre de Ashley y Valeria, está aún en un centro de detención no divulgado y Yolanda, su hermana y tía de las niñas, no ha tenido comunicación con ella. 

Contáctanos