doctora cubana

Inmigrante de origen cubano: de homeless a residente de medicina

De desamparada a doctora, una joven de origen cubano se graduó de medicina y hoy recibió su bata blanca.

Telemundo

De desamparada a doctora, una joven de origen cubano se graduó de medicina y hoy recibió su bata blanca.

Para Yeily Hernández Mato no existen los imposibles. Inmigrante, desamparada, accidentada y con el rostro reconstruido debido a un accidente automovilístico, hoy comienza una etapa en su vida.

“Hoy es un día grandísimo para mí, es la ceremonia de la bata blanca”, dice.

Graduada de medicina en la especialidad de Médico de Familia, la Dra. de origen cubano, cumplió hoy uno de sus sueños.

“Iba a hacer un doctorado en historia, y cuando tenía 18 años tuve un accidente de carro muy malo”, cuenta.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Yeily había sufrido una fractura en todos los huesos de su rostro.

“Tuve que hacerme muchas cirugías para reconstruirme la cara y ahí los médicos de verdad que me regresaron a la vida, y esa es la razón por la que yo decidí empezar la carrera de medicina”.

Una profesión que, en su caso, ha estado marcada por la ayuda a la comunidad desamparada.

“Me di cuenta de que a las personas Homeless no le hacen muchas curaciones y entonces yo decidí los fines de semana hacer Will care porque es la comunidad que por mis experiencias entiendo muy bien”.

Y es que Yeily, cuando llegó de Cuba a los 13 años, acompañada de su madre y sin recursos económicos, tuvo que dormir en la calle.

“Si hubo un tiempo que mi mamá y yo no teníamos casa (…) pero sin el apoyo de mi mamá, no pienso que hubiese podido lograr todo eso, ella siempre ha sido mi fuerza mayor para lograr todas las cosas”.

Desde hoy Yeily se une al equipo de profesionales médicos del Centro Community Health of South Florida.

“Fue un homeless quien me dijo tú deberías aplicar para el programa de CHI, porque esta clínica es espectacular y ayuda a la comunidad que no tiene seguros. Y estoy super feliz de estar en esta clínica que también me acogió a mi cuando yo no tenía seguro después del accidente”.

Será en este centro médico donde por los próximos 4 años trabajará la doctora Yeily Hernández Mato junto a otros 7 residentes, dos de ellos de origen hispano, que también hoy recibieron su bata blanca.

Contáctanos