balseros cubanos

Incertidumbre entre familiares de balseros cubanos llegados a las playas de South Beach

Tras 12 días de travesía ahora deberán enfrentar un proceso de miedo creíble ante un juez para definir si se pueden quedar en EEUU

Telemundo

El destino de los seis balseros cubanos que tocaron tierra en la mañana de este viernes en Miami Beach es incierto. Los familiares tienen fe de que los suelten pues ahora están bajo custodia federal.

“Estuve en contacto llamando a inmigración y me dijeron que pasará el proceso para ver si los podían soltar”, dice Marta González, una de los familiares de los cubanos. Ella se refiere a la prueba de miedo creíble.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

“Empiezan a preguntarle por que salió de Cuba, los factores, durante esa entrevista si establece los elementos para calificar, podría ganar la oportunidad de presentar audiencia plena ante un juez de inmigración”, aclara el abogado de inmigración Angel Leal.

Aunque su destino en este país no está escrito en piedra, Marta González dice que ya hay mucho camino adelantado. “Porque de hecho Andrés siempre ha querido, pasando tanto por él y se que va a salir adelante", se refiere a un cubano que se apellida Bolívar, y es procedente de Granma.

Cuatro hombres y dos muchachas jóvenes venían a bordo de una rústica embarcación. "Mucho calor tenían mientras estaban en el agua," contaron, "les dimos pizzas y refrescos. Pudieron comer antes que vinieran los oficiales para recogerlos", dijo una persona que estaba en la orilla cuando llegaron los cubanos.

Estuvieron 12 días y medio en el mar y 4 días sin comer. “Yo le pedí si querían llamar a un familiar para que estén comunicados, le di mi teléfono, hablé con parientes y los vi bien”.

Conversamos con el hermano de uno de ellos que vive en Panama City, en Florida. Nos contó que algunos del grupo vivían en Granma y otros en la provincia de Camagüey, en Cuba.

 “Ellos estaban en el punto de la playa, desesperados, débiles. Llegaron bien”, dice Axel, quien llegó temprano a la arena, pues trabaja rentando motos acuáticas y fue uno de los que ayudó a los migrantes.

Actualmente están siendo procesados por inmigración, mientras que las autoridades al poco rato se llevaron la rústica embarcación nombrada Emanuel.

“El policía le estaba preguntando si lo consiguieron así, lo cortaron y le pusieron un motor. Vinieron con motor”, cuenta una de las personas que los ayudó en la playa.

Desde octubre de 2021 hasta la fecha, la patrulla fronteriza ha reportado 93 casos similares a este, de cubanos que huyen de la isla en balsas.

“Las motos que nosotros sacamos en las últimas 2 semanas , la corriente está bien fuerte, me imagino 12 días en el infierno ese”, precisa alarmado uno de los bañistas de South Beach.

Contáctanos