trasplante de corazon

Hermanas se reúnen en Miami por un trasplante de corazón

Con lágrimas en los ojos las hermanas Ramos se reencontraron después de casi 8 años sin verse.

Telemundo

Con lágrimas en los ojos las hermanas Ramos se reencontraron después de casi 8 años sin verse. “Gracias a ella voy a poder vivir.”, dice Oneida Ramos, quien padece de arritmia cardíaca que, según nos cuenta fue producida por una bacteria alojada en su organismo hace 10 años.

“Lo detectaron porque empecé con mucha tos. Esta enfermedad se tiende a confundir con una bronquitis”, cuenta Oneida.

Yaqueline Fraga, una amiga de Oneida dice que “en diciembre ella tuvo 3 ataques al corazón delante de mí. Ella se murió delante de mí, ella se hubiera muerto”.

Necesita un trasplante de corazón y no tenía a nadie que se encargara de su recuperación, además, ser una persona trasplantada requiere muchas cosas, no solamente estar enfermo. Hay un protocolo extenso, y no es fácil llegar ahí.

Tienes que tener a una persona que sea responsable, que esté viviendo contigo 24 por 24, y que reúna todos los requisitos, porque mientras no tengas eso, no te ponen en la lista.

Tras dos largos años de intentos fallidos, Oneida solicitó la ayuda del abogado Eduardo Soto y en sólo dos meses la familia Ramos logró tramitar el documento humanitario.

“Se utiliza para poder traer a personas para que ellos mismos necesitan un trasplante o algún medicamento. O que vienen a acompañar a personas”, dice Soto.

Para Neida Ramos fue difícil dejar a su madre de 81 años en Cuba. “Si acabó con nosotros, más acabó con nuestra madre, que hoy por hoy lo único que hace es llorar y pedirle mucho a Dios”.

Ambas hermanas tienen fe y esperanza gracias a esta visa humanitaria.

“Ya ella entró por esa puerta, ya tengo mi vida garantizada”, dice Oneida.

Contáctanos