MIAMI

Manifestantes del 11 de julio que llegaron a Miami en balsa piden asilo político en EEUU

Son 3 jóvenes del municipio de Florida, en Camagüey que llevan 3 meses escondidos por temor a la deportación, tras llegar en balsa al sur de Florida.

Telemundo

Manifestantes del 11 de Julio que llegaron en balsa a Miami, tras varios meses escondidos en Cuba, ahora piden asilo político en los Estados Unidos, por lo que este lunes se reunieron con un abogado de inmigración.

Son 3 de los 4 manifestantes del 11 de Julio del municipio de Florida, en Camagüey. Uno huyó después del juicio, los otros dos lo hicieron antes. Cómo vinieron en balsa estuvieron 3 meses escondidos por temor a la deportación, luego hablaron con un abogado de inmigración que aclaró el caso.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Rigoberto Rodríguez, manifestante que participó en las protestas del 11 de julio en Cuba, confiesa haber tenido “dos temores, uno que me deporten para Cuba y dos mi familia”.

Es el miedo de tres de los cuatro manifestantes que el 11 de julio tomaron las calles de Florida, en la provincia de Camagüey por lo que el régimen cubano los acusa de desorden público con sentencias de más 4 años de privación de libertad.

Salí “para la calle, ya no aguantaba más, ese era el día”, recuerda Rodríguez, quien precisa: “Nosotros guiamos la manifestación para que no existiera ningún tipo de violencia.”

Por su parte, Enrique Méndez, otro manifestante que ahora pide asilo político en EEUU, comenta que ellos exigían: “No más apagones, abajo la dictadura, queremos ser libres".

Pero la situación se fue de control como muestran los vídeos. No solo recibieron golpes de la policía castrista si no que también “habían reunido un grupo de personas de las llamadas brigadas de respuesta rápida” que según Rodríguez intentaban detener la manifestación.

“Nos fueron para arriba a darnos golpe, con palos. Corriendo para arriba de nosotros y el pueblo se mandó a correr ... Me partieron las costillas, casi pierdo un ojo”, rememora.

Ese día la policía los detuvo y permanecieron 5 días en un calabozo. Según Rigoberto Rodríguez, un oficial lo amenazó de muerte y “me tiró contra la pared y me empezó a dar golpes. Entonces me rajó la muela a la mitad”.

No había agua en el calabozo y no permitían descargar el baño. Imagínate 6 hombres trancados en un cuarto de 2 por 2 sin poder descargar el baño y durmiendo en el piso.

En los interrogatorios dicen que los oficiales culpaban a los celulares y al internet de instigar las protestas. “Esos telefonitos de marico*** son los que los tienen a ustedes con la cabeza en el Yuma.”

Después de más de 6 meses vigilados y asediados no solo por la seguridad del Estado sino también por simpatizantes del régimen, decidieron partir hacia el sur de Florida en una embarcación improvisada.

Aunque llegaron hace 3 meses a Miami, llevaban todo este tiempo con temor a ser deportados a la isla, eso los mantuvo en silencio, por lo que este lunes acudieron a la oficina del abogado de Inmigración Eduardo Soto.

“No pueden deportar a la persona de una forma expedita si él o ella se encuentra dentro de territorio americano. Con los cambios que acaban de ocurrir ya se les vuelve a dar permiso de trabajo a los que soliciten asilo político al llegar acá”, asegura el abogado Soto.

“Gracias a Dios estoy vivo y ahora puedo ayudar a mi familia, pero yo pienso que ellos me dejaron escapar", reconoce Rodríguez.

Los tres jóvenes coinciden en algo. Muchas personas los animaron a salir de Cuba y el día que escaparon la seguridad del Estado no los detuvo, por lo que afirman que puede haber sido una estrategia del régimen para deshacerse de los opositores.

Contáctanos