MIAMI

Familiares y amigos dan último adiós a Frank Ordóñez

El joven chofer de UPS murió en una balacera entre la policía y dos ladrones.

Telemundo

El entierro de Frank Ordóñez tuvo lugar este martes a las 12 y 15 del mediodía. Su cuerpo fue trasladado en procesión desde la funeraria Vior en el noroeste de Miami hasta el cementerio memorial Gardens, en Miami Lakes, por un cortejo que encabezó la policía y siguieron decenas de carros llenos de amigos y familiares.

Familiares y amigos de Frank Ordoñez le dieron el último adiós al joven de 27 años que trabajaba como conductor de la compañía de envíos UPS, que murió tras ser secuestrado y baleado en Miramar, luego de la persecución y tiroteo que impactó a la comunidad del sur de Florida el pasado jueves 5 de diciembre.

Desde las cinco de la tarde de este lunes se realizaron los servicios funerarios en Vior Funeral Home una funeraria ubicada en el 291 del noroeste y la 37 avenida de Miami. Momento en el que todos los carros de UPS de la ciudad se paralizaron por 60 segundos para rendir homenaje a Ordoñez con un minuto de silencio. 

Vestidos con su uniforme de trabajo. Luego de terminar su jornada laboral, decenas de empleados de la compañía UPS llegaron a la funeraria del noroeste de Miami para darle el último adiós a uno de sus colegas.

Al funeral también asistieron empleados de otras compañías que se dedican a la entrega de paquetes.

Para la familia y quienes conocieron de cerca al joven de origen ecuatoriano, ha sido una pérdida terrible e inesperada.

Este domingo sus más allegados realizaron un vigilia para exigir justicia y recordar al joven. Justo en el sitio donde el pasado jueves dejó estacionado su auto para salir a trabajar, familiares y amigos colocaron velas y flores. Fue la manera en la que le rindieron tributo al joven y exigieron respuestas de las autoridades.

"El estaba intentando escapar, ustedes lo vieron en las imágenes. Si la policía se hubiese demorado más, si hubiese intentado negociar, hoy Frank estuviera con vida", dijo Joe Merino, padrastro de la víctima, quien asegura que “Frank quería salir para esconderse debajo del camión".

Ya han pasado tres días desde que Ordóñez fue abatido en medio de una lluvia de balas entre la policía y dos presuntos ladrones que secuestraron su camión, luego de asaltar una joyería; tres días que la familia describe como los más difíciles para ellos y aseguran que no saben nada sobre el avance de la investigación.

Merino señala que de los departamentos de policía, ninguno se ha comunicado con la familia, tan sólo el FBI. El padrastro además agradeció el apoyo de la comunidad y reiteró, que la policía pudo evitar esa tragedia. “Ellos tienen un protocolo y queremos saber que fue lo que se violó, que fue lo que no se hizo bien".

“Queremos transparencia, eso es lo que exigimos, que todo se publique, de lo contrario, nunca sabremos que fue exactamente lo que ocurrió", advierte Merino.

La víctima

Ordóñez llevaba 6 años trabajando para UPS y hacía poco tiempo la compañía lo había asigando a una nueva ruta en la zona de Coral Gables donde se encontraba trabajando cuando sucedió el intento de robo en una joyería y su posterior secuestro con el camión de UPS.

El joven de 27 años tenía dos hijas, una de tres y otra de cinco años que ahora quedan sin padre, y que al decir del abuelo le toca a la familia suplantar esa pérdida irreparable.

"Nosotros ayudaremos a cuidarlas, pero no es nuestro lugar. Eso es algo que le tocaba hacer a su papá", dijo este viernes Joe Merino, quien recordó con tristeza que este sábado toda la familia iría a Santa's Enchanted Forest, un parque de Navidad en el sur de Florida para el que ya tenía boletos. 

Merino, quien no es el padre biológico de Frank, lo crió desde los 10 años de edad y lo recuerda como un joven que "siempre tenía una sonrisa, era un muchacho noble". La familia materna es de procedencia ecuatoriana y el joven había nacido en Guayaquil.

"

Contáctanos