Telemundo 51 Investiga

Familiares demandan a centros de vida asistida por muertes durante la pandemia

Familias de residentes de asilos de ancianos que fallecieron durante los cierres de la pandemia buscan justicia, a la vez que legisladores discuten un proyecto de ley que prohibiría que muchos presenten demandas. 

Telemundo

El coronavirus golpeó fuerte a los centros de vida asistida y hogares de ancianos del sur de la Florida. Aislando a pacientes como Juan Wilches, quien el año pasado nos dijo “nos tuvieron encerrados”.  

La pandemia también afectó a enfermeras de centros de vida asistida, como Rosa Mercedes, que en este entonces nos dijo “uno entra asustado a las habitaciones de los pacientes, uno no sabe quién tiene o quién no tiene”.  Y para las familias de los residentes de estos centros que perdieron la vida, tras ser diagnosticados con COVID-19, la perdida es desgarradora. “Duele mucho no poder haberla visto en sus últimos momentos”, nos dijo Maria Collazo, que perdió a su madre.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Según el Departamento de Salud de la Florida, 74 personas fallecieron luego de dar positivo con Covid-19 en el centro Hialeah Nursing and Rehabilitation.  Ese es el número más alto de casos en un centro así. En medio de la pandemia, el centro tuvo más de 240 casos de COVID-19, y las familias no pudieron visitarlos por meses.

La familia de Jeremiah Lindo cree que la falta de acceso a su ser querido durante la pandemia, contribuyó a su muerte. “Cuando lo cerraron durante la pandemia, ya no había ojos para ver cómo fue el cuidado de estos residentes”, dice Alec Valdés, un abogado de la firma Mallard & Sharp que representa a la familia Lindo.

En una demanda, la familia alega que el centro falló al no tener "un plan de cuidado adecuado para monitorear o supervisar adecuadamente" a Lindo, y por eso desarrollo +ulceras y una infección. “Lo dejaron ahí abandonado en una cama, como un animal, y cogió estas ulceras y se murió”, dice Valdés.

Lindo falleció el pasado diciembre en un hospital local de shock séptico. Aunque el centro Hialeah Nursing and Rehabilitation no nos ha dado una declaración acerca del caso, en corte negaron las acusaciones, diciendo que, en parte, las heridas de Lindo se debieron a otras “condiciones médicas preexistentes, no relacionadas con el cuidado y tratamiento brindado”.

Este caso no es único.  En el Sur de la Florida se reportaron 1568 muertes relacionadas con el COVID-19 en 265 centros de cuidado a largo plazo.  Y desde el principio de la pandemia, encontramos que se le han presentado más de 118 demandas por negligencia o mala práctica a distintos centros.

Ahora, legisladores estatales discuten una propuesta de ley que limitaría quiénes pueden presentarle una demanda a un centro de cuidado a largo plazo por una muerte relacionada al COVID-19. El senador Jeff Brandes patrocinó el proyecto de ley, que sería retroactivo, porque dice que “esos centros se ocuparon de nosotros durante la pandemia y no los podemos abandonar”.  La propuesta no permitiría que se presenten demandas salvo que se pruebe “negligencia grave” o “mala conducta intencional”.

La propuesta de ley que está avanzando en la legislatura estatal no permitiría que se les presenten demandas a estos centros, si su personal carecía de suministros y equipos de protección personal durante la pandemia.

Contáctanos