accidente de bote

Familia de joven fallecida en accidente náutico busca concientizar sobre la seguridad en el mar

En septiembre de 2022, Lucy perdió la vida en un accidente de bote que también dejó a otros gravemente heridos.

Telemundo

Lucy Fernández, una joven de 17 años, perdió la vida en septiembre de 2022, en un accidente de bote que también dejó a otros gravemente heridos. Sus padres, Melissa y Andy Fernández, han decidido transformar su dolor en una misión: crear conciencia sobre la seguridad en el mar y abogar por cambios legislativos que podrían prevenir futuros accidentes.

"Este dolor, este hueco en el corazón es algo que nunca uno logra superar… es algo que está ahí, constante", expresó Melissa Fernández, madre de Lucy. L

a familia Fernández está decidida a que la muerte de su hija no sea en vano y ha comenzado una campaña para resaltar la importancia de la seguridad en la navegación.

Con la llegada del verano, Melissa y Andy están intensificando sus esfuerzos para que su mensaje llegue a la mayor cantidad de personas posible. "Estar al tanto de todo lo que está pasando alrededor… con tantas distracciones… con tantas personas que están en el mar… los barcos van rápido… todas esas cosas pueden minimizar lo que es un accidente fatal", señaló Melissa.

Según la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de la Florida, el accidente que cobró la vida de Lucy se debió a una operación descuidada de la embarcación. Este hecho ha impulsado a la familia Fernández a insistir en la importancia de que todos los operadores de embarcaciones tengan certificaciones adecuadas.

"No solo los operadores… tenemos que estar seguros de que los operadores tienen ese tipo de certificación", afirmó Andy Fernández, padre de Lucy.

Actualmente, en Florida, solo se requiere un curso de certificación para navegantes para aquellos nacidos a partir de 1988. Esto deja una gran brecha en la seguridad, ya que las personas mayores de 35 años no están obligadas a obtener dicha certificación. "No son los jóvenes los que están causando este problema… son los adultos… y tenemos que enfocarnos en eso", subrayó Andy.

La familia Fernández ha revisado las estadísticas y han encontrado que la mayoría de los accidentes de navegación involucran a personas mayores de 35 años, es decir, aquellos que no están obligados a tomar el curso de certificación. Esta situación ha llevado a los Fernández a abogar por una revisión de la ley estatal para que todos los operadores de embarcaciones, independientemente de su edad, tengan que obtener una certificación.

Melissa hizo referencia a otro trágico accidente que ocurrió recientemente, donde Ella Adler, una niña de 15 años, perdió la vida. El operador involucrado en ese incidente tenía 78 años. "Una niña que tenía tanto futuro… tanta luz… tanta belleza… y que la hayamos perdido de esta manera, es algo que no tiene entendimiento, sinceramente", expresó Melissa.

La familia Fernández está comprometida en su lucha por la seguridad en el mar y no descansarán hasta ver cambios significativos. Su esperanza es que, a través de su dolor y esfuerzo, puedan evitar que otras familias sufran pérdidas similares.

Contáctanos