incendio en Cuba

Incendio en Cuba: experto explica cómo falló la seguridad en los tanques de combustible

Tras la explosión de un tercer tanque de combustible aumentan los heridos y se extiende el peligro en la Base de Supertanqueros de Matanzas.

Telemundo

MIAMI - Cuando Rubén Capote vivía en Cuba, trabajó en la Base de Supertanqueros de Matanzas, que arde en llamas desde el viernes cuando tras la caída de un rayo se incendió uno de los tanques de combustible, y cuyas llamas se desplazaron primero hasta un segundo tanque y en la madrugada de este lunes hasta un tercero, provocando varias explosiones que hasta el momento han dejado un muerto, 16 bomberos desaparecidos y unas 121 personas lesionadas, según reportes del gobierno de la isla.

El ahora meteorólogo de Telemundo Tampa cuenta "nosotros le hicimos los análisis de riesgo tecnológico a esta planta" para predecir "cuando estas cosas podían suceder", dice mientras se refiere a un incidente de grandes dimensiones como el incendio ocurrido desde el viernes y que aún este sábado no ha podido ser sofocado.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Incendio en Cuba publican el nombre de la única víctima mortal identificada hasta el momento

"Estos tanques donde se originó el incendio, son tanques de domo geodésicos, como redonditos y tienen una malla faraday", explica Rubén Capote, que es esta malla o caja metálica es la encargada de proteger los campos eléctricos estáticos, ya que en su interior el campo es nulo, por lo que se utiliza para protegerse de descargas eléctricas.

"Se decía que con esa malla faraday era suficiente. Algunas teorías decían que no y otras teorías decían que debía ser instalado un pararayo. Conclusiones que no se instaló y cayó un rayo. Por ello sucedió el primero de los incendios", asevera el meteorólogo Capote.

En "un incendio o un accidente industrial de esta magnitud se conjugan varios factores: falla la tecnología, la automática y también el hombre", apunta Capote.

Hasta ahora se reportan varias explosiones tras el incendio de los tanques con combustible, la última ocurrió en la madrugada de este lunes cuando colapsó la tapa de un tercer tanque que estaba lleno de combustible y que los bomberos intentaban enfriar con el rociamiento de agua y espuma.

El experto explica que "en cada uno de estos tanques individualmente hay un sistema contra incendio que 'teóricamente' es automático", por lo que debe accionarse por sí solo si algo sucede.

Las autoridades cubanas informaron que los bomberos intentaron acabar el fuego con agua, algo que Capote considera que es "un error garrafal", pues "un incendio combustible jamás se debe sofocar con agua". En su lugar se debe usar espuma, químicos muy específicos y áridos cómo cortafuegos para evitar la extensión del fuego.

El meteorólogo de Telemundo Tampa cuenta "nosotros le hicimos los análisis de riesgo tecnológico a esta planta" para predecir "cuando estas cosas podían suceder", se refiere a un incidente de grandes dimensiones como el incendio ocurrido desde el viernes en la Base de Supertanqueros de Matanzas.

El meteorólogo Rubén Capote explica que el sistema automático de estos tanques de combustible está compuesto de "anillos de espuma, que son bolsas que están dentro del tanque, que con el calor se abren automáticamente, sueltan un líquido y este líquido crea una espuma".

Esta función de la espuma es vital "para evitar y cortar el suministro de aire y que se apague el incendio y se sofoquen" las llamas dentro del propio tanque.

Acerca de los 16 bomberos que hasta el momento se reportan como desaparecidos, Capote especula que "podrían haber sido los que estaban al lado del (segundo) tanque que no estaba incendiado, y que le echaban agua para que no se prendiera", una labor de enfriamiento que al decir del experto debió ser algo para realizar de manera inmediata en cuanto comenzó el primer incendio.

En las últimas hora se reporta que al menos tres heridos más han llegado hasta el hospital provincial de Matanzas, tras suceder la explosión del tercer tanque, pero las heridas que presentan estas personas no son de gravedad.

Desde la mañana de este sábado, el penacho de humo se ha extendido hacia el oeste, sobre las provincias de Matanzas, Mayabeque, La Habana y Artemisa, pero en concentraciones que van disminuyendo con la distancia y a una altura considerable.

"Son gases que no debes inhalar bajo ningún concepto, mientras se queden alto en la atmósfera todo está bien. Pero si se dan condiciones meteorológicas o capas de inmersión que baje un poco esa nube a nivel de superficie, entonces si es un problema", advierte el meteorólogo de Telemundo Tampa, Rubén Capote.

Las autoridades locales ordenaron evacuación masiva por la calidad del aire, mientras que el Instituto de Meteorología de Cuba ha brindado información sobre la nube de humo del incendio y las concentraciones de gases contaminantes.

Tras la explosión del tercer tanque una gran nube roja cubre el cielo matancero, llenando de hollín la ciudad y de un fuerte olor a químico quemado, que las autoridades han orientado no inhalar.

Contáctanos