Palm Beach

Encuentran cuerpo de niña con autismo en medio de un lago de Palm Beach

Se trata de una menor de seis años, que había sido reportada como desaparecida horas antes.

Telemundo

La policía del condado Palm Beach (PBSO, por sus siglas en inglés) informó que el cuerpo de una niña de seis años fue encontrado en un pozo de agua cerca de una residencia la noche de este martes.

La niña con autismo Aleenah Fenelus, de 6 años, fue declarada muerta tras haber desaparecido el martes en la noche y haber sido encontrada aproximadamente dos horas después en el pequeño lago que se encuentra detrás de su casa.

El departamento de policía había activado los protocolos de búsqueda luego de que se reportara que una niña de seis años con autismo y problemas para comunicarse verbalmente, se había perdido en el complejo de townhouses ubicados en la cuadra 3600 de Timberline Drive, un área no incorporada de West Palm Beach.

Farah Fenelus, madre de la ninña ahogada, recuerda que “era la hora del baño, fui a buscar su pijama y para cuando puse su pijama sobre la cama ella había desaparecido. La busqué por toda la casa y no estaba. Revisé la parte de atrás y vi que había empujado la puerta y salió de la casa”.

PBSO utilizó los equipos de búsqueda y rescate K9, un helicóptero, mientras oficiales tocaban a las puertas de los vecinos y buscaban a la menor en el área, según informó la propia policía.

"Lamentablemente, luego de una búsqueda exhaustiva, la niña fue encontrada sin vida en un cuerpo de agua detrás de la residencia. La niña fue llevada a un hospital local donde fue declarada muerta", publicó PBSO en su cuenta de Twitter.

De acuerdo a su madre, esta fue la primera vez que su hija se va sola de la casa. Por otro lado las autoridades continúan investigando este lamentable caso.

Este es el tercero en cuatro mes en donde un niño con autismo es atraído hacia el agua y pierde la vida.

Kerri Morrison vivió esa misma pesadilla con la muerte por ahogamiento de su hijo Jake. Ella luego fundó la organización Live Like Jake en donde le enseña a bebés desde los 6 meses de edad a lograr flotar en caso de caer al agua.

Morrison hace tres importantes recomendaciones. "Supervisión por parte de un adulto, mantener las puertas y ventanas cerradas, clases de natación. Y en caso que un niño desaparezca siempre hay qué revisar el agua especialmente si están dentro del espectro porque lo más probable es que hacia allá se hayan ido así que no pierdan el tiempo buscando en otros lugares vayan directo a donde haya agua”.

Contáctanos