POLICíA DE HIALEAH

Habla familia de víctima de policías acusados de falsificar multas

El Departamento de policía se percató de sus presuntas violaciones luego de recibir la denuncia de una de sus víctimas

Telemundo

La fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, y el jefe de policía de Hialeah, Sergio Velázquez, anunciaron el miércoles que dos policías de Hialeah fueron arrestados y serán acusados de mala conducta oficial y falsificación de registros públicos.

Los oficiales, Armando Pérez, de 40 años y Ernesto Arias Martínez, de 23 años, enfrentan cargos por mala conducta oficial y falsificación de registros públicos, según difundió el mismo departamento de policía.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El 5 de marzo del año pasado, Reicel Sola conducía por la calle 65 del oeste de Hialeah, cuando en una curva vio a dos oficiales. Según nos contó su hija, los policías le hicieron una seña.

“Pero nunca le prendieron las luces a la patrulla, ni lo persiguieron, ni le dieron orden de detenerse y el continuó”, dice.

Una semana después lo contactaron de la oficina de un abogado. El mensaje sorprendió a la familia.

“le estaban diciendo que tenía 11 tickets en su licencia y que necesitaba tomar acción porque si no, le iban a suspender la licencia”, dice la hija.

El Departamento de Policía de Hialeah arrestó a dos de sus oficiales, señalados de fabricar multas de tránsito de manera fraudulenta a conductores que no habían cometido infracción y sin el consentimiento de los mismos.

"La Unidad de Asuntos Internos de nuestro departamento llevó a cabo una investigación en conjunto con la unidad de Corrupción Pública de la Fiscalía del Estado, la cual terminó con el arresto de ambos", señaló la policía en un comunicado.

Armando Pérez ha trabajado en el Departamento de Policía de Hialeah desde el 28 de febrero de 2016 y recientemente había sido asignado a la unidad de tráfico de la división de motorizados, según el documento difundido hoy.

"La policía de Hialeah se percató de sus violaciones luego de recibir la denuncia de una de sus víctimas el 18 de marzo del año 2020; inmediatamente fue relevado de todos los poderes policiales y puesto en funciones administrativas", señalan.

Ernesto Arias-Martinez trabaja en el Departamento de Policía de Hialeah desde el 23 de octubre de 2017 y también había sido designado recientemente a la unidad de tráfico de la división de motorizados. La policía de Hialeah conoció de sus violaciones el 16 de julio del año 2020.

Como resultado de la investigación y posteriores arrestos, ambos oficiales serán despedidos inmediatamente de su empleo con el Departamento de Policía de Hialeah.

“La honestidad y la integridad deben ser siempre valores centrales de toda agencia policial eficaz”, dijo la fiscal Katherine Fernández-Rundle. “Cuando los agentes de policía crean multas de tráfico falsas, como alegamos que sucedió aquí, dañan la reputación de su propio departamento y la reputación de todos los agentes de policía que trabajan para servir a nuestra comunidad de Miami-Dade”.

Las víctimas recibieron múltiples multas de tránsito sin tener conocimiento de haber cometido una infracción de tránsito.

Una investigación de la policía de Hialeah en conjunto con la fiscalía estatal reveló la presunta comisión de los delitos

Una víctima recibió “oficialmente” 18 citaciones el 13 de febrero de 2020, y luego recibió otras 6 al día siguiente, todas supuestamente sin su conocimiento o sin haber recibido una citación tangible. La víctima recordó que los oficiales de motocicletas de Hialeah la detuvieron, le pidieron los documentos de su vehículo y luego le dijeron que recibiría una citación por correo. Supuestamente nunca apareció ninguna citación de tráfico real.

De acuerdo con la fiscalía, las solicitudes por correo de representación legal en el tribunal de tránsito llevaron a que la víctima descubriera la situación y se comunicó con el Departamento de Policía de Hialeah.

Se realizó una auditoría de las actividades de los agentes y se descubrieron otras ocho presuntas víctimas con patrones similares de actividad de citación. En algunos casos, supuestamente se utilizaron nombres falsos al escribir las citaciones "oficiales" combinadas con información real obtenida de los conductores.

Contáctanos