inmigrantes cubanos

Dos inmigrantes cubanos que están viviendo en las calles piden ayuda a la comunidad

Llevan más de 8 días en las calles. No tienen familia ni amigos aquí en Miami.

Telemundo

Con frío y desprotegidos. Familia de inmigrantes cubanos pide ayuda a la comunidad para salir de las calles de Miami.

Llevan más de 8 días en las calles. No tienen familia ni amigos aquí en Miami. Fueron al Departamento de Children and Famiy y les dijeron que tienen que esperar varias semanas para recibir respuestas de su caso. Acudieron a varías Iglesias y solo recibieron la ayuda de un cura que les pagó 2 noches en un motel.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Laura Marante, cubana desamparada en las calles de Miami, dice:

“No tenemos nadie que nos ayude. ¿Cómo hacemos? Es muy difícil. Pero si me ponen un avión con todas las comodidades yo me quedo aquí no regreso a Cuba”.

Por más de 8 días, Laura y su hermano deambulan por las calles de Miami, soportando las inclemencias del tiempo y expuestos a cualquier peligro.

Laura salió de Cuba el 23 de noviembre del 2018 hacia Guyana Francesa con el fin de emigrar hacia los Estados Unidos.

“Yo quiero ser libre y vine aquí pensando que podía encontrar libertad, libre es lo que yo quiero ser libre y sentirme como un ser humano como en mi país desgraciadamente no pude sentirme”, dice Laura.

Comenzaron su travesía épica a través de varios países sudamericanos y centroamericanos. Brasil, Argentina, Paraguay, Perú, Bolivia, Ecuador, y en Colombia…

“Veintipico días en la selva, nos perdimos en la selva. Sin comida ni nada, pero gracias a Dios nos encontramos un campamento de militares abandonados y había sembrado yuca”.

Permanecieron 5 días en ese lugar, se recuperaron y continuaron su recorrido

Michael Pérez, por su parte, dice:

“Hasta llegar a Reinosa frontera con Texas. Allí hay muchos Coyotes, mucho tráfico, matan a la gente. Allí si no pagan para cruzar el río no pueden pasar.”

A pesar de los riesgos, la madrugada del 8 de enero estos hermanos decidieron cruzar el río Grande.

“Y nos fuimos arriesgándonos a todas, la puse a nadar a ella con una cámara de caucho de carro abajo de los brazos y yo me tiré al nado con la perrita.”

Su mascota, que los ha acompañado en su trayecto desde Brasil.

“Ella es como mi hija, lleva 3 años conmigo”, dice Laura.

En suelo americano estuvieron detenidos durante unas horas en un centro de Inmigración en McAllen. Les dieron el I220A y les pusieron los grilletes en los pies.

“Una cosa, un sistema que es un aparato que hay que darle carga con corriente, pero como hacemos y yo no tengo corriente, no tengo un toma para darle corriente. Y en muchos lugares en vez de ayudarte lo que te hacen es que te votan, como lo hago”, dice Laura.

“Estamos en la calle no tenemos a donde acudir. Yo les pido que nos den la mano y que nos ayuden. Es un momento muy difícil para nosotros, que nos ayuden a salir de las calles”, dice Laura.

Laura y Michael dicen que fueron al Camillus House pero no los dejaron quedarse por la perrita. Alarmados por las bajas temperaturas que ya se siente en Miami, permanecerán en la avenida 27 del Noroeste y la entrada al 836 en dirección al Este, en espera de que alguien les ayude.

Contáctanos