Cuba

Cuba y Rusia niegan haber interferido en las elecciones de EEUU

El Kremlin aseguró estar listo para proteger sus intereses ante una eventual ronda de sanciones, mientras La Habana considera que "las calumnias difundidas" tienen "propósitos de propaganda y difamación".

GETTY IMAGES

Cuba y Rusia calificaron de infundadas las acusaciones de las agencias de inteligencia de Estados Unidos que relacionan a ambas naciones con una posible interferencia en las elecciones presidenciales de 2020, que llevaron al demócrata Joe Biden a la Casa Blanca.

El Kremlin aseguró estar listo para proteger los intereses del país ante una eventual nueva ronda de sanciones.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

"Consideramos este informe incorrecto. Carece totalmente de fundamentos y no aporta ninguna prueba. No estamos de acuerdo con sus conclusiones", declaró el portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, sobre el documento presentado por la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés).

"Es falso que Cuba haya interferido o intentado interferir en las elecciones de EE.UU.", afirmó en Twitter el responsable para Estados Unidos del Ministerio de Exteriores, Carlos Fernández de Cossío.

El diplomático cubano asegura que "las calumnias difundidas" tienen "propósitos de propaganda y difamación". Al tiempo que arremete: "La mentira forma parte de la guerra sucia contra Cuba", en respuesta a un informe que expone a Rusia e Irán influyendo en los comicios, mientras que a Cuba, Venezuela y la milicia chií libanesa Hizbulá intentándolo también, pero con un efecto "más limitado".

El documento de 15 páginas elaborado por todas las agencias de inteligencia estadounidense sostiene que La Habana intentó promover argumentos contra el entonces presidente republicano y candidato Donald Trump, y a favor de los demócratas en la comunidad latinoamericana en EEUU.

Funcionarios de inteligencia revelaron esta versión que tendría como objetivo facilitar la reelección del presidente Donald Trump.

Agrega que "la inteligencia cubana probablemente llevó a cabo algunas actividades de bajo nivel para apoyar este esfuerzo". Y por otro lado afirman que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, "autorizó" una "amplia gama" de operaciones para minar la confianza pública en el proceso electoral y exacerbar las divisiones para ayudar a Donald Trump, y dañar al candidato demócrata Joe Biden. 

"Rusia no se inmiscuyó en las anteriores elecciones y no se inmiscuyó en las elecciones de 2020 citadas en este informe. Rusia no está vinculada a ninguna campaña contra ninguno de los candidatos", afirmó Peskov, quien señaló que Rusia se ha visto obligada "a tomar todas las medidas necesarias para minimizar los riesgos vinculados a posibles sanciones y proteger al máximo" los intereses del país.

Peskov constató que tras las últimas dos elecciones presidenciales en EEUU las nuevas administraciones iniciaron su gestión "con diversas investigaciones respecto a Rusia y la implementación de múltiples sanciones". Además, lamentó que informes "de baja calidad" sean utilizados para incluir en la agenda "nuevas sanciones" contra Rusia. 

Lo confirmó el FBI, que aseguró que ambos países tienen los daros de votantes de varios estados.

En ese sentido, afirmó que las acciones de las autoridades estadounidenses son "impredecibles", por lo que Rusia toma en consideración "todas las variantes posibles de acción" de EEUU.

"Esta línea de acción daña las relaciones ruso-estadounidenses, de por sí bastantes deterioradas. Y claro está, no favorece a ninguno de los intentos o muestras de voluntad política que busquen la normalización de estas relaciones", señaló.

Por su parte, la llegada de Biden a la Casa Blanca ha abierto un nuevo escenario para las relaciones con Cuba, marcadas por la hostilidad y el incremento de las sanciones durante el anterior mandato de Donald Trump.

Contáctanos