Partido Comunista de Cuba

Castro confirma su renuncia como líder del Partido Comunista de Cuba

Las nuevas reglas fijan la edad máxima para ingresar al Comité Central del PCC y establecen un límite de 70 años para desempeñar puestos de dirección en la organización. 

Telemundo


LA HABANA — Raúl Castro anunció este viernes su renuncia como máximo dirigente del Partido Comunista de Cuba (PCC). Su salida pone fin a una era de liderazgo de los Castro desde el triunfo de la revolución en 1959.

“En lo que a mí se refiere concluye mi tarea como primer secretario al comité central del PCC con la satisfacción de haber cumplido y la confianza en el futuro de la patria”, dijo durante un informe de apertura del VIII Congreso de la organización. Castro, de 89 años, aseguró que tomó la decisión “con la meditada convicción de no aceptar propuesta para mantenerme en los órganos superiores de la organización partidista en cuyas filas continuaré militando como un combatiente revolucionario”.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Su salida se hará efectiva el lunes, al cierre del congreso y cuando se elijan las nuevas autoridades partidarias, que se espera que esta vez sean encabezadas por el actual gobernante Miguel Díaz-Canel.

Un reporte del portal oficial Cubadebate indicó que el foro --que se realiza a puertas cerradas-- dio inicio en el Palacio de las Convenciones de la capital de manera presencial pese a las restricciones de la pandemia del nuevo coronavirus y las palabras inaugurales las dio el segundo secretario del PCC, José Ramón Machado Ventura, antes de que Castro hiciera su informe y confirmara su posterior ausencia.

El encuentro quinquenal de los comunistas cubanos se extenderá hasta el 19 de abril y según Cubadebate, este “centrará su mirada en asuntos medulares de la vida política, económica y social del país, entre los que resalta la conceptualización del modelo económico y social de desarrollo”.

En fotografías difundidas por la oficial Agencia Cubana de Noticias y el propio partido en redes sociales se puede ver el ingreso de Castro al recinto vestido de uniforme verde olivo y a su lado Díaz-Canel, en un escenario donde hay un paño rojo y un cartel gigante con los rostros de personalidades cubanas como José Martí, Julio Antonio Mella y Fidel Castro.

El PCC, que se creó en la década de los 60 y logró unificar a varios grupos revolucionarios que participaron en la lucha contra el dictador Fulgencio Batista, es el único con estatus legal en la isla.

Aunque no presenta candidatos a elecciones o forma gobierno como tal, con sus 700.000 militantes, su papel está inscrito en la Constitución como la institución encargada de dirigir al país y a su sociedad, lo que lo convierte en un ámbito con gran poder en la isla.

Tras décadas de contar con un Estado altamente centralizado, de corte socialista --debido a la influencia de la Unión Soviética--, Cuba comenzó un proceso de tímida apertura a la iniciativa privada y el emprendimiento particular en 2010, durante el mandato de Castro, quien sucedió a su hermano Fidel, fallecido el 25 de noviembre del 2016.

El PCC avaló las reformas, pero la lentitud de su aplicación --por ejemplo la ausencia de la ley de empresas o estatus legal para las pequeñas y mediana, la tardanza en la unificación monetaria y una política de agro, entre otros-- fue atribuida a la permanencia de algunos dirigente nonagenarios de la “generación histórica”, más ortodoxa en el seno de la institución.

Cuba sufre una profunda crisis económica debido al COVID-19 —el PIB decreció en un 11% en 2020— agravada por las sanciones estadounidenses impuestas por Estados Unidos presionando un cambio de sistema político y a las propias ineficiencias reconocidas en la isla.

Se espera que como primer secretario y sucediendo a Castro salga elegido el actual presidente Díaz- Canel, un ingeniero de 60 años que tuvo una larga trayectoria como militante comunista desde que era un joven estudiante. Sin embargo, no se vislumbra un cambio en el modelo político de partido único o se produzca una ampliación de libertades civiles como la de asociación.

Castro destacó también la importancia de reforzar la economía del país en un momento marcado por la crisis y la escasez.

Aseguró que el "desarrollo de la economía nacional" es hoy, junto a "la lucha por la paz y la firmeza ideológica", una de las "principales misiones" del PCC.

También "instó a defender el incremento de la producción nacional, en especial de los alimentos, y a desterrar el dañino hábito de importar", según Radio Reloj.

El dirigente agregó que "el país debe acostumbrarse a vivir con lo que tenemos y no pretender más de lo que seamos capaces de generar, en tanto las demandas insatisfechas de la población constituyan un incentivo para los productores nacionales", según el medio estatal.

Las indicaciones económicas del general del Ejército llegan en medio de una ardua situación financiera en el país caribeño, que arrastra décadas de ineficiencias económicas agravadas por la actual tercera ola del coronavirus y el endurecido embargo de Estados Unidos.

Esto ha provocado un grave desabastecimiento de prácticamente todos los alimentos, artículos básicos y medicamentos, lo que se traduce en largas colas en todo el país para adquirir cualquier producto.

En un intento de compensar el insostenible déficit en la balanza de pagos de Cuba, el gobierno puso en marcha en enero la Tarea Ordenamiento, que supuso la dolarización de parte de los productos y servicios que se comercializan en el país y ha provocado una fuerte devaluación de la moneda local (peso cubano) en el mercado informal.

Del VIII Congreso del PCC, que se prolongará hasta el lunes en el Palacio de Convenciones al este de La Habana, también se espera un relevo generacional más amplio, con la retirada de la vieja guardia del partido único que daría paso a las nuevas generaciones nacidas después de la Revolución de 1959.

LA AGENDA DEL CONGRESO 

Además del relevo generacional, según han adelantado medios estatales en las últimas semanas, la agenda se centrará en analizar los resultados de las reformas económicas planteadas hace una década. 

Este análisis tendrá lugar en medio de una grave situación económica en el país, con las tensiones añadidas por la actual tercera ola del coronavirus y el incremento del desabastecimiento de alimentos y productos básicos, que ha avivado el malestar y el descontento en la población. 

A pocas horas de iniciar el 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), Leopoldo Cintra Frías fue destituido de su cargo de Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y en su lugar fue nombrado Álvaro López Miera. Se presume que el general de cuerpo de Ejército quien ocupó el cargo por 10 años y es considerado un hombre extremadamente fiel a los Castro, pudiera ocupar una nueva posición en el Buró Político del PCC.

Este congreso también se enfocará en el reforzamiento ideológico al abordar temas como el funcionamiento del Partido, su vinculación con las masas, la actividad propagandística, la política de sus dirigentes y de la Unión de Jóvenes Comunistas, las organizaciones sociales y el Gobierno. 

Un tema que se supone estará presente es la demanda del fin del embargo comercial y financiero aplicado por el Gobierno de EEUU a la isla desde hace casi seis décadas, que endureció con sanciones el expresidente Donald Trump, una política que no ha cambiado tras la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca. 

La reunión del partido único cubano se desarrollará en el Palacio de Convenciones de La Habana, donde se reunirán de manera semipresencial los delegados elegidos para representar a las provincias cubanas y el municipio especial Isla de la Juventud.

Contáctanos