tiroteo

Cuatro oficiales de Miami-Dade enfrentan cargos por tiroteo mortal en Miramar

ste incidente resultó en la muerte de dos sospechosos de un robo, el transeúnte Rick Cutshaw de 70 años, y el conductor de UPS Frank Ordóñez, de 27 años.

Telemundo

Cuatro oficiales de Miami-Dade han sido acusados por un gran jurado en relación con el trágico tiroteo ocurrido en Miramar en 2019. Este incidente resultó en la muerte de dos sospechosos de un robo, el transeúnte Rick Cutshaw de 70 años, y el conductor de UPS Frank Ordóñez, de 27 años.

De acuerdo con una fuente de Telemundo 51, tres de los oficiales enfrentarán cargos de homicidio involuntario. El cuarto oficial está acusado de cuatro cargos, todos relacionados con la muerte de los hombres inocentes. Hasta el momento, los nombres de los agentes permanecen sellados.

Joe Merino, padrastro de Frank Ordóñez, expresó el anhelo de justicia de la familia: "La justicia que queremos es que encuentren a alguien culpable."

El 5 de diciembre de 2019, un robo a mano armada en una joyería de Coral Gables desencadenó una serie de eventos fatídicos. Los sospechosos tomaron a Frank Ordóñez como rehén mientras huían en su camión de UPS, lo que provocó una persecución policial que se extendió hasta el condado de Broward. Durante la persecución, los sospechosos abrieron fuego contra los oficiales. En el consiguiente intercambio de disparos, los dos secuestradores y los dos rehenes inocentes perdieron la vida.

Juan Pérez, quien era el director de la policía de Miami-Dade en ese momento, defendió las acciones de los oficiales: "Eso fue una tragedia que dos inocentes individuos perdieron su vida, pero no fue la culpa de los oficiales. Los oficiales estaban tratando de proteger a la comunidad."

La posibilidad de que los oficiales enfrenten cargos ha generado preocupación entre los exmiembros del departamento de policía. Juan Pérez expresó su inquietud sobre el impacto que estas acusaciones podrían tener en la conducta de los oficiales en el futuro: "El miedo mío ahora es que los oficiales van a aguantarse más y echarse un poquito para atrás, pensar más antes de avanzar a salvar las vidas de las personas."

La familia de Frank Ordóñez había presentado una demanda contra las autoridades. Sin embargo, en agosto de 2022, un juez dictaminó que no tenían derecho a demandar debido a la inmunidad soberana. Esto dejó al proceso penal como la última esperanza de justicia para la familia.

Joe Merino, reflejando la frustración y el dolor de la familia, comentó: "Pensando, sufriendo, esperando que viniera el gran jurado porque perdimos el caso civil. Entonces, la última esperanza sería el caso criminal que el gran jurado ya ha decidido."

Las acusaciones contra los oficiales permanecerán selladas hasta que se entreguen, lo cual podría ocurrir en cualquier momento. La Oficina del Fiscal de Broward ha declinado hacer comentarios sobre los procedimientos del gran jurado hasta que un juez haga públicas las acusaciones.

Contáctanos