Crece el debate sobre actuación policial en el tiroteo de Miramar

Mientras los familiares de una de las víctimas critica la actuación de los efectivos, el jefe de la policía de Miami-Dade le habla a la comunidad.

Telemundo

Las fuertes imágenes del tiroteo en Miramar que cobró la vida de dos inocentes y de los dos sospechosos de intentar robar una joyería, y secuestrar a un camión de UPS con su conductor, es algo que quienes lo vivieron de cerca nunca olvidarán.

En estos momentos, mientras las investigaciones avanzan, parte del debate sobre este hecho que conmocionó al sur de Florida, se centra en la actuación policial.

Luego de que los hombres, identificados como Lamar Alexander y Ronnie Jerome Hill, intentaran robar a tiros una joyería en Coral Gables, robaran un camión de UPS y secuestraran al chofer; se inició la intensa persecución que atravesó varias localidades del sur de Florida hasta llegar a Miramar, en el condado de Broward, donde se produjo el tiroteo en un sector con tráfico vehicular y numerosos conductores.

En el intercambio de balazos entre dos hampones y la policía que los perseguía, Richard Cutshaw, de 70 años y Frank Ordóñez, de 27, perdieron la vida. Una situación que a decir de los familiares de Ordóñez pudo ser evitada.

“Mi hijo sale por la puerta del pasajero gateando con las manos en el aire, con las manos libres. Con un uniforme carmelita como del color del camión. Y todo el mundo tiró (disparó), toda la policía tiró (disparó)", recordó Joe Merino, padre de Frank Ordóñez.

“¿Por qué no esperaron a los SWAT para negociar? Tenían rehenes allí", se pregunta con dolor.

Juan Pérez, director de la Policía de Miami-Dade, defiende la posición de los oficiales que participaron en el operativo e indica que los sospechosos empezaron a disparar poniendo en riesgo a las personas.

“Cuando te están disparando a ti, no vas a disparar para atrás, te tienes que defender y si no se dispara y esos individuos se bajan de ese vehículo y empiezan a disparar a las personas que están ahí ponen a más personas en riesgo”.

Aseguró que el equipo Swat estaba en camino cuando la persecución llego a su fin. “Tratamos de rodearlos para poder aguantarlos ahí y hablar con ellos, negociar con ellos, para que se entreguen pero ellos no dieron esa oportunidad.”

“La policía actuó porque individuos le hicieron daño a otras personas en esta comunidad y querían seguir haciendo daño. Ellos son los culpables, nosotros nunca teníamos intención ninguna de herir a nadie, menos a los dos sujetos que nos estaban disparando a nosotros”, remarcó Pérez.

Este sábado, algunos de los que estuvieron en medio de la violenta escena, retiraban los vehículos que fueron tomados como evidencia, pero evitaron hablar del trágico día que ahora es investigado por el FBI.

Colegas del conductor de UPS, Frank Ordóñez, dejaron flores, gorras y mensajes emotivos en su honor, en una de las esquinas donde ocurrió la tragedia.

Contáctanos