Colombia

Confesiones de ex militares sobre desapariciones y masacres bajo gobierno de Álvaro Uribe

Los falsos positivos fueron operativos del ejército, en los que supuestamente altos oficiales ordenaron desapariciones y masacres contra campesinos y jóvenes, operaciones ordenadas durante el mandato del ex presidente Álvaro Uribe.

Telemundo

En Colombia generaron toda clase de reacciones las confesiones de ex militares en las que reconocieron desapariciones y masacres a civiles, sus delitos fueron conocidos como los “falsos positivos”. En un acto de “reconciliación y paz” las víctimas, indignadas, escucharon a sus victimarios.

Para llegar a ese acto de “reconciliación y paz” las víctimas de los falsos positivos en este país, tuvieron que luchar por años para escuchar la verdad, que para ellos aún sigue siendo a medias.

Muchas personas “fueron asesinados a sangre fría”, recuerdan algunos.

Néstor Gutiérrez, cabo militar del ejército de la época, confiesa: “yo reconozco y acepto mi responsabilidad por los crímenes y homicidios que cometí”.

Eso se escucha en las confesiones de estos ex militares colombianos que por años negaron haber asesinado civiles, que luego hacían pasar por guerrilleros.

Santiago Herrera, coronel del ejército de la época, dice que “no eran guerrilleros, ni eran bandidos como quisimos nosotros hacerlos aparecer”.

Ellos hoy confiesan ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), creada luego de la firma de la paz, para juzgar a los integrantes de las FARC, miembros de la fuerza pública y terceros que hayan participado en el conflicto armado antes de esa firma.

Paulino Coronado, general del ejército de la época, también reconoció: acepto todos los cargos formulados por crímenes internacionales, este es mi compromiso con la verdad”.

Los falsos positivos fueron operativos del ejército, en los que supuestamente altos oficiales cometieron y ordenaron desapariciones y masacres contra campesinos y jóvenes en diferentes lugares del país.

Sandro Pérez, sargento del ejército durante la época, ha confesado que “planeé y entregué armas para jóvenes inocentes, fueran entregados y asesinados y reportados como un muerto en combate”.

Estas operaciones fueron ordenadas durante el mandato del ex presidente Álvaro Uribe entre 2002 y 2010.

Juan Castellanos, magíster en derecho, dice que la JEP no podrá vincularlo a él formalmente, difícilmente lo podrá vincular como testigo, pero no procesarlo porque no es su juez competente.

El comandante del ejército de esa época también ha sido llamado ante la jurisdicción.

Mario Montoya, comandante del ejército durante la época, dice que nadie puede decir que el general Montoya mandó a matar.

Carmenza Gómez, madre de la víctima, dice que “digan la verdad y echen al agua desde Uribe en adelante”.

Una dolorosa historia que para las víctimas tiene otros verdaderos responsables, como Flor Hernández, madre de víctimas, sean valientes entreguen las cabezas principales, no se hundan ustedes solos.

Hasta el momento el expresidente Uribe no se ha pronunciado al respecto y la JEP debe dictar su sanción o pena restaurativa a estos ex militares el próximo mes de julio.

Contáctanos