cuidados post operatorios

Arrestan a mujer que brindaba ilegalmente cuidados post operatorios en hotel del Doral

Jocelyn Ramos-Rivera, de 51 años, enfrenta 42 cargos por operar un centro de vivienda asistida sin licencia, según informes del arresto.

Telemundo

Una mujer de Miami Dade fue arrestada y enfrenta más de 40 cargos luego de que las autoridades dijeran que dirigía ilegalmente un centro de recuperación post operatoria en un hotel de la ciudad de Doral.

Jocelyn Ramos-Rivera, de 51 años, fue arrestada el jueves y ahora enfrenta un total de 42 cargos por operar un centro de vivienda asistida sin licencia, según recoge el informe del arresto.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

La mujer está acusada de dirigir las operaciones desde Extended Stay America una instalación ubicada en el 8655 NW y la 21st Terrace en el Doral.

Según el informe del arresto, el pasado 2 de junio los oficiales que realizaban vigilancia en el hotel vieron llegar una Dodge Caravan y observaron cómo el conductor ayudaba a una mujer a entrar al lugar.

"La pasajera caminaba con cautela y arrastraba los pies, lo que es indicativo de un comportamiento post operatorio de cirugía estética", revela el informe.

Los detectives los siguieron hasta el piso del hotel donde se alojaban antes de que identificarse y preguntarle al conductor si había algún paciente post operatorio al que estuviera atendiendo. Ante lo que el conductor admitió que había cinco pacientes en un total de tres habitaciones.

"Todos los pacientes se encontraban en varias etapas de recuperación post operatoria de cirugía estética", precisa el informe del arresto, donde además se relata como los pacientes recibieron asistencia para bañarse, vestirse, comer, usar el baño, higiene personal y tomar medicamentos.

Los pacientes dijeron a los detectives que les cobraron entre $1,025 y $1,300 dólares por ofrecerles cuidados personales tras la recuperación en la que se encontraban después de sus cirugías estéticas.

Jocelyn Ramos-Rivera
Jocelyn Ramos-Rivera, de 51 años, enfrenta 42 cargos por operar un centro de vivienda asistida sin licencia desde un hotel de la ciudad del Doral.

Los detectives hablaron con Ramos-Rivera por teléfono y le pidieron que fuera al hotel, pero ella nunca se presentó.

Este jueves, las autoridades regresaron al hotel y se encontraron a una mujer que dijo que era empleada de Ramos-Rivera y admitió que había cuatro pacientes que estaban siendo atendidas en dos habitaciones del lugar.

Los detectives finalmente encontraron y arrestaron a Ramos-Rivera, quien era dueña de la empresa Bellas Rest house, que realizaba supuestamente este tipo de servicio sin la licencia que requiere el departamento de salud de la Florida. Ahora la mujer está encarcelada.

El cirujano plástico Daniel Careaga explica que "el sur de la Florida se ha vuelto uno de los lugares más populares para la cirugía estética y han florecido las casas de recuperación se han creado estas casas sin licencia en la Florida. Esto cae en un problema de salud a domicilio (pues) lleva regulación tienen que pedir al estado que le den la licencia y hagan inspecciones".

"Cuando una persona viene de otro estado para operarse lo ideal es venir con un familiar o amigo de confianza que la pueda cuidarte durante los días de recuperación, sino es hablar con la oficina para recomendar agencias certificadas que hacen salud a domicilio que pueden visitarlo a su hotel", aconsejan los expertos, que nunca debe "quedarse en un centro sin licencia o hotel que uno no sabe cual credenciales tiene (eso) es muy peligroso".

Los nueve pacientes combinados habían estado en el hotel unas 42 noches, por lo que cada día de operación ilegal continua es un delito por separado. Así que en corte la jueza le impuso a Ramos una fianza de mil dólares por cada cargo de supuestamente operar clandestinamente un centro de asistencia post operatoria.

En Florida, los hogares de recuperación post quirúrgicos requieren una licencia para operar, y la ley estatal exige que un centro de vida asistida sea un hogar privado u otra instalación residencial.

Contáctanos